Combates tribales en Sudán dejan 140 muertos

Jóvenes sudaneses.
Image caption Ahora hay en Sudán observadores y organismos internacionales que no estaban presentes en las crisis anteriores.

Al menos 140 personas murieron en combates tribales en el sur de Sudán, informó la ONU este jueves. Poco antes diez agencias internacionales de ayuda humanitaria lanzaron una advertencia de que era necesario actuar ahora para prevenir una nueva guerra en el país africano.

Tras tres enfrentamientos, registrados en el período de Año Nuevo, también resultaron heridas 90 personas. El choque habría tenido lugar luego de que la tribu Nuer atacara a pastores Dinka y les robaran 30.000 cabezas de ganado.

Ocurrió en una de las zonas más remotas del sur del país. La misión de Naciones Unidas en Sudán está enviando un equipo para indagar pero en este momento es imposible que aterrice un avión allí, por lo que tendrán que ir por tierra.

Por otra parte, los organismos dicen que un acuerdo de paz firmado hace cinco años entre el norte y el sur está a punto de colapsar debido a una creciente ola de violencia, a la pobreza crónica y a las tensiones políticas.

Maya Mailer, de la organización británica Oxfam, y coautora del informe, dijo a la BBC que la violencia está aumentando en el sur de Sudán. De hecho, más personas murieron en el sur de Sudán que en Darfur el año pasado.

"Blancos predilectos"

"Tan sólo durante el año pasado 2.500 personas fueron asesinadas y 50.000 quedaron desplazadas. Y lo que hemos constatado es que las mujeres, los niños y los ancianos son los blancos predilectos durante los ataques", dijo Mailer.

El corresponsal de la BBC, James Copnall, dice desde Jartum que el triste panorama en el sur de Sudán de mujeres que se alimentan sólo de hierbas y bayas, y el llanto de los sobrevivientes después de un cruento ataque a una villa, confirma la precariedad de la vida en esa zona del país.

A pesar del acuerdo de paz, que puso término a 22 años de una guerra que dejó un millón y medio de muertos, el sur tiene previsto realizar votaciones en un referendo sobre su posible independencia dentro de un año.

El gobierno central de Sudán tiene, a su vez, previstas unas elecciones generales en abril, y estos comicios pueden convertirse en un termómetro que indique el sentir de ambos frentes.

Muchos habitantes del sur piensan que el norte nunca permitirá su independencia.

Los políticos del sur acusan al presidente Omar al-Bashir de armar a grupos rivales para avivar los problemas. Dicen que busca desestabilizar la región para sabotear las elecciones y el referéndum.

A las urnas

Image caption Naciones Unidas tiene 10.000 efectivos de las fuerzas de paz.

El embajador de Sudán en Londres, Omar Muhammad Siddiq, dijo a la BBC que su país está preparando activamente las elecciones y que varios partidos han anunciado su disposición para participar.

Sin embargo, admitió que hay brotes de violencia en el sur.

"Hay cierta disponibilidad de armas en la zona y algunas comunidades están comenzando a pertrecharse para atacar a otras tribus. Hay guerras tribales en el sur, así que la situación no es buena, a pesar de los acuerdos de paz", señaló.

Agregó que la situación en el sur no afectará las elecciones y explicó que esas situaciones de violencia no están dirigidas a interrumpir el proceso democrático.

Gran Bretaña prometió US$87 millones para la reconstrucción de Sudán y para ayudar a preparar las elecciones generales de abril.

Copnall recordó que a pesar de sus enormes reservas de petróleo, Sudán es uno de los países más pobres del mundo.

Aunque 10.000 efectivos de las fuerzas de paz de Naciones Unidas están vigilando que la armonía se mantenga, Sudán está claramente en el inicio de 12 meses muy difíciles en este 2010.

En todo caso, ahora hay en Sudán observadores y organismos internacionales que no estaban presentes en las crisis anteriores.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.