EE.UU.: obispos piden reforma migratoria

Gregoria Chales, migrante guatemalteca
Image caption Los obispos instaron a ejercer presión al gobierno de EE.UU. para regularizar a inmigrantes indocumentados.

Obispos católicos de Estados Unidos y cabezas de diócesis lanzaron una campaña esta semana para reclamar una amplia reforma migratoria en 2010.

La Conferencia de Obispos Católicos de EE.UU. (USCCB por sus siglas en inglés) instó a los fieles de su iglesia a dar la bienvenida a los recién llegados y ejercer presión al gobierno estadounidense para que se regularice la situación de millones de inmigrantes indocumentados.

"Creemos que es la solución más práctica y humana", declaró el reverendo John C. Water, obispo de la diócesis de Salt Lake City y presidente del comité de inmigración de la USCCB durante una rueda de prensa telefónica.

"Es nuestro punto de vista, y el de otros, que el público estadounidense, incluyendo a las comunidades católicas y de otras confesiones, desean una solución amplia y humana a los problemas que afectan al sistema migratorio, y desean que el Congreso asuma la solución del problema", agregó el religioso.

Opción y necesidad

Por su parte, el obispo de Albany, en Nueva York, Howard J. Hubbard, resaltó las causas de la inmigración "irregular".

"El primer principio de los obispos de EE.UU. en relación con la inmigración es que los inmigrantes tienen el derecho a no emigrar, es decir, a poder encontrar empleo en sus propios países de manera que puedan sostener a sus familias con dignidad", exclamó Hubbard.

"La inmigración debería ser una opción y no una necesidad", añadió.

Como parte de la campaña, la USCCB ha distribuido más de 1,5 millones de tarjetas postales a los feligreses con el lema de "Justicia para los Inmigrantes" para ser enviadas al Congreso pidiendo la reforma migratoria.

Además, establecerá dos páginas de internet: la primera ofrecerá herramientas a las parroquias y la otra facilitará otros recursos para quienes deseen participar en la campaña.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.