¿Y dónde está el presidente?

Umaru Musa Yar'Adua
Image caption La delicada salud del presidente de Nigeria ya le hizo abandonar la campaña electoral.

Desde casi dos meses, nadie sabe a ciencia cierta dónde está el presidente de Nigeria, Umaru Musa Yar'Adua. La versión más extendida es que está ingresado en un hospital de Arabia Saudita, donde está siendo tratado de problemas de corazón y de riñón. Pero nunca hubo una confirmación oficial.

Como consecuencia de la ausencia del presidente, gran parte de la actividad política de Nigeria -una de las principales economías de África y uno de los mayores productores de petróleo del mundo- está en pausa. Hasta su regreso.

Pero en ciertos sectores, esta espera se está tornando en impaciencia y el secretismo en torno al paradero del mandatario y a su delicado estado de salud está espoleando las críticas.

"Después de semanas de no haber visto al presidente, ni haberlo oído, ni siquiera saber nada de él, algunos están diciendo que ya basta", indicó desde Abuja el corresponsal de la BBC en Nigeria, Will Ross.

"Paisaje de pesadilla"

Estas Navidades, la implicación de un joven nigeriano en el intento de atentado contra un avión en Estados Unidos puso al país africano en el centro de la atención internacional. Y Yar'Adua no estaba allí.

A nivel interno, el 31 de diciembre debería haber jurado su cargo el nuevo jefe de Justicia del país, pero no se pudo celebrar la ceremonia.

"Necesitamos un presidente que nombre al jefe del poder judicial. Si eso no sucede, enfrentaremos una crisis constitucional. El brazo judicial del gobierno está sin cabeza", le aseguró a la BBC, desde la ciudad nigerina de Lagos, el abogado Charles Musa.

"Es un paisaje de pesadilla. La gente pensará que con dos ramas del gobierno sin liderazgo no nos encontramos en una verdadera democracia", agregó.

Según algunos representantes políticos, la falta de un liderazgo visible en el gobierno está poniendo al país al borde de una crisis constitucional.

Ausencia y secretismo

Image caption Nigeria es el país más poblado de África y uno de los mayores productores de petróleo del mundo.

Un grupo de legisladores está pidiendo que el presidente ceda el mando, tal como está previsto en la constitución.

"El vocero de este movimiento, Acadelolu, pone el ejemplo del expresidente estadounidense, George Bush, que en una ocasión delegó sus poderes durante dos horas porque tenía que ir al médico. Aunque el panorama en Nigeria es muy diferente, piden que el vicepresidente, Goodluck Jonathan, asuma el poder temporalmente", informó Ross.

Sin embargo, desde ciertos sectores se asegura que el gobierno está ocultando de forma intencionada la situación real del presidente, con la vista puesta en las elecciones generales, previstas para 2011.

En Nigeria -según la convención aceptada tras la caída del régimen militar hace diez años- el poder rota entre el norte y el sur del país cada dos mandatos.

Yar'Adua es un hombre del norte y Jonathan del sur. Por esta razón, apunta Ross, ciertos políticos norteños se resisten a que el mando sea traspasado antes de tiempo.

Ante este vacío de poder –y ante la falta de signos que indiquen el regreso del presidente- muchos ciudadanos se preguntan en manos de quién está el país, y por cuánto tiempo puede sostenerse un gobierno sin cabeza.

Contenido relacionado