Francia condena a líder histórico de ETA

Graffiti de ETA. Foto de archivo
Image caption ETA ha sufrido golpes por el arresto de importantes dirigentes en España y Francia.

La justicia francesa condenó en ausencia al histórico dirigente de la banda extremista vasca ETA José Antonio Urrutikoetxea, alias Josu Ternera, a cinco años de cárcel por "asociación de malhechores con fines terroristas".

José Ternera y su hijo Egoitz, sentenciado a cuatro años de prisión en el mismo fallo este jueves, están con paradero desconocido.

La sentencia del Tribunal Correccional de París incluyó una expulsión definitiva de Josu Ternera del territorio francés después que cumpla su condena, por haber mantenido vínculos con ETA entre 2002 y 2005.

Prófugo

Josu Ternera, de 59 años, integró la cúpula de ETA y llegó a participar en negociaciones con los últimos dos gobiernos españoles, aunque se desconoce qué peso tiene actualmente en el grupo.

ETA sufrió en los últimos tiempos diferentes golpes por el arresto de importantes dirigentes en España y Francia, pero Ternera ha logrado escapar de las autoridades desde hace siete años.

Medios españoles informaron el año pasado que había vuelto a la dirección de ETA después de haber estado desplazado por un sector más extremista de la banda, pero eso nunca fue confirmado oficialmente.

Ternera, sobre quien pesa una orden de arresto europea, está prófugo de la justicia desde noviembre de 2002, cuando evitó presentarse a una audiencia en España acusado de participar en un atentado de ETA.

Antes de pasar a la clandestinidad, Josu Ternera fue diputado en el Parlamento regional vasco por la organización independentista Euskal Herritarrok, que luego derivó en Batasuna, ilegalizado en 2003.

Antecedentes

La condena contra Josu Ternera es menor a los siete años que había solicitado la Fiscalía en noviembre, argumentando que se había demostrado que mantuvo “actividades en beneficio de ETA” entre 2002 y 2005.

Pero el Tribunal francés expresó dudas sobre la fortaleza del sumario, que se basó en huellas digitales halladas en apartamentos utilizados por ETA en las localidades de Lourdes y Villeneuve-sur-Lot, al suroeste de Francia.

Dos décadas atrás había sido detenido en la localidad francesa de Bayona, sentenciado a 10 años de cárcel por pertenencia a banda armada y trasladado a España en 1996 para cumplir prisión preventiva hasta 2000.

Su hijo Egoitz, de nacionalidad francesa, también tiene condenas previas en Francia.

En su caso, la sentencia de cuatro años de prisión resuelta este jueves por la justicia coincide con el pedido de la Fiscalía, que considera que el prófugo “ha seguido el camino de su padre”.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.