Berlusconi vuelve al trabajo

Silvio Berlusconi al salir de su residencia en Roma, 11 enero 2010
Image caption Berlusconi fue recibido por varios seguidores suyos al salir de su residencia en Roma.

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, reemprendió sus tareas normales un mes después de sufrir heridas en su cara tras un ataque en Milán.

Berlusconi, de 73 años, sonrió y saludó a sus seguidores concentrados afuera de su residencia en Roma, señalando su cara e indicando que casi no le han quedado cicatrices.

Su agresor, Massimo Tartaglia, de 42 años, le asestó un golpe en la cara con una réplica en miniatura de la catedral de Milán el pasado 13 de diciembre cuando el mandatario saludaba a sus simpatizantes y firmaba autógrafos.

Berlusconi se fracturó la nariz y perdió dos dientes, y estuvo ingresado cuatro días en un hospital. Desde entonces no se le había visto en público.

Fuerte

Sus simpatizantes le dieron la bienvenida con una pancarta donde se leía “Bienvenido”, y los sondeos indican que su popularidad ha aumentado desde que fue atacado.

“Tengo una pequeña cicatriz aquí -dijo Berlusconi, señalando su mejilla- pero mis músculos son muy fuertes”.

Su atacante, con un largo historial médico de enfermedad mental, pidió disculpas al jefe de gobierno por “su cobarde arrebato”, aunque permanece bajo custodia por orden judicial.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.