Torneo africano avanza pese al peligro

El primer partido de la Copa Africana de Naciones se jugó este lunes en el enclave angoleño de Cabinda sin incidentes con un empate sin goles entre Burkina Faso y Costa de Marfil.

Image caption Las autoridades angoleñas reforzaron la seguridad en Cabinda.

El torneo ha llamado la atención internacional tras una emboscada perpetrada el viernes pasado por un grupo guerrillero que dejó un saldo de tres muertos y varios heridos entre los integrantes del equipo de Togo que se desplazaban por tierra desde Gongo-Brazzaville hacia Angola.

A Togo le hubiera correspondido jugar este lunes en Cabinda frente a Ghana, pero el equipo voló devuelta a su país el domingo tras una decisión del gobierno togolés de repatriarlos y observar tres días de duelo.

La seguridad en Cabinda ha sido intensa para evitar nuevos incidentes con los insurgentes de Fuerzas de Liberación del Estado de Cabinda (FLEC).

Ese grupo rebelde llegó a un alto el fuego con el gobierno central en 2006, pero varias escisiones mantienen la lucha armada.

El gobierno angoleño ha nombrado al grupo en sus comunicados, pero no ha identificado a ninguna facción en particular.

¿Qué pasa en Cabinda?

Vigilancia

La vigilancia en torno a los tres equipos que siguen en Cabinda, Burkina Faso, Ghana y Costa de Marfil, ha sido intensa.

“Policías con aspecto intimidante conocidos como ' ninjas' se cuelgan de las puertas abiertas de los helicópteros con armas pesadas mientras sobrevuelan la ciudad en círculos”, señaló desde Cabinda el reportero deportivo de la BBC, Alex Capstick.

“Ambos equipos recibieron una escolta policíaca digna de jefes de estado en el camino hacia el estadio”, agregó.

El partido en sí fue decepcionante.

Costa de Marfil no logró sacar ventaja de su gran contingente de astros que juegan en equipos europeos y la contienda terminó en un empate sin goles.

“Todos saben lo que pasó hace pocos días. Fue difícil concentrarse”, señaló a la BBC el capitán marfileño, Didier Drogba.

“Hicimos lo mejor que pudimos y jugamos contra un equipo que no quería conceder goles. Por eso jugaron con 10 hombres atrás”, agregó.

Opine: ¿Debería suspenderse la Copa Africana de Naciones?

Los hinchas

Las dificultades de los jugadores no afectaron el entusiasmo de los hinchas que acudieron al reluciente nuevo estadio de Cabinda.

“La cancha se fue llenando conforme avanzaba el juego y el público mayormente angoleño se hizo escuchar. Inclusive el homenaje a Michael Jackson al medio tiempo fue bien recibido”, según Capstick.

“Para ellos, el fútbol y el hecho de que se juegue en Angola es lo que realmente vale”, agregó.

Fuera de la cancha las autoridades detuvieron a dos personas bajo sospecha de haber participado en el ametrallamiento del convoy de vehículos que transportaba a los futbolistas.

“El vicegobernador de Cabinda, Macario Lembe, dijo que el primer hombre fue detenido el viernes, poco después del incidente y cerca del lugar en la frontera con la República de Congo (Brazzaville) donde se llevó a cabo el ataque con ametralladora”, señaló desde Luanda la periodista de la BBC, Louise Redvers.

El hombre aparentemente fue herido de bala en el muslo izquierdo por un policía que escoltaba al autobús del equipo togolés.

El segundo hombre fue capturado cerca de la frontera con Congo-Brazzaville, según Lembe.

Emboscada

Las autoridades angoleñas señalaron que cinco hombres participaron en la emboscada en la que murieron el técnico asistente y el portavoz del equipo, además de causarle graves heridas al arquero de reserva.

Los otros tres atacantes se mantienen prófugos.

Si bien el equipo togolés voló devuelta a su país el domingo, informes no confirmados dan cuenta de que podrían regresar en una fecha posterior.

Contenido relacionado

En otros sitios BBC

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.