Francia, a un paso de prohibir la burka

Una comisión del Parlamento francés se apresta a solicitar formalmente que la burka islámica sea prohibida en el país, pero políticos y gobernantes se enfrentan ahora a una encrucijada para lograr la veda en términos prácticos.

Image caption Una comisión del Parlamento solicitará formalmente la veda de la burka islámica en Francia.

"Vamos a prohibir el velo integral en el espacio público", anticipó el diputado André Gerin, que promovió el debate y preside el grupo de trabajo legislativo sobre la burka, en diálogo con BBC Mundo.

La clase política francesa parece estar de acuerdo en que el velo integral que utilizan algunas mujeres musulmanas es contrario a los valores laicos y republicanos del país.

Sin embargo, han surgido diferencias en el grupo multipartidario de legisladores que analizó el tema durante seis meses, ante la posibilidad de impulsar una ley que imponga una prohibición de la burka en sitios públicos.

Según datos policiales recabados por la comisión parlamentaria, en Francia hay cerca de 1.900 mujeres que visten la burka, una prenda que tapa el cuerpo de cabeza a pies y que apenas deja descubiertos los ojos.

"La cara oculta"

La comisión parlamentaria que analizó el fenómeno de la burka en Francia prevé anunciar el martes sus propuestas, sin efecto vinculante, y después trabajar en una ley específica en coordinación con el gobierno.

Gerin, diputado comunista, dijo que la prohibición será solicitada "en primer lugar (para) todo lo que concierne los centros públicos, los servicios públicos y el transporte".

Agregó que los legisladores van a "trabajar de manera más general sobre la cuestión de la calle y el espacio público".

"No podemos admitir que nadie tenga la cara oculta en el espacio público", dijo. "No es conforme a nuestra visión, nuestros valores".

Gerin sostuvo que la decisión incluye "una dimensión de liberación de mujeres" que están en situación de coacción.

"En el respeto del orden público, de la relación con otras personas y de la dignidad, no es posible aceptar que en el siglo XXI se tenga la cara cubierta en nuestro país y en Occidente en general", sostuvo.

"Garantías jurídicas"

Todo indica que una eventual ley evitaría mencionar específicamente a la burka y aludiría de modo general a la cobertura del rostro en determinados lugares, para evitar el riesgo de que sea declarada inconstitucional.

Gerin explicó que los parlamentarios se van a "tomar el tiempo" para definir cómo elaborar un texto legal que "tenga garantías jurídicas a nivel nacional y europeo".

"Para que sea exitosa, será absolutamente necesario que sea compartida por fuerzas políticas de izquierda y derecha, que sea algo realmente republicano", comentó.

La idea de la veda reúne el respaldo del gobierno del presidente Nicolas Sarkozy, quien ha dicho que la burka "no es bienvenida" en Francia porque es un signo de sometimiento de las mujeres.

El líder de la bancada parlamentaria del partido gobernante, Jean-François Copé, se adelantó a proponer un proyecto de ley que prevé multas equivalentes a US$1.090 para quienes cubran su rostro en la vía pública.

Una mayoría de 57% de los franceses respalda una prohibición por ley, según una encuesta de Ipsos.

Incluso, Hasen Chalghumi, un imán de una mezquita en un suburbio al norte de París, se manifestó a favor de la veda, argumentando que la burka que se utiliza en Arabia Saudita "no tiene lugar en Francia".

¿Consenso?

Pero la idea de prohibir la burka por ley es rechazada por el opositor Partido Socialista francés, que señala que la actitud de Copé -anticipándose al informe de la comisión- evidencia el riesgo de un uso político del tema.

Además, diputados socialistas que integran la comisión parlamentaria son reticentes a votar una resolución sobre la prohibición de la burka mientras siga el debate sobre la identidad nacional lanzado por el gobierno.

Lea: Francia debate qué es ser francés

Los socialistas franceses son contrarios al uso de la burka, pero sostienen que el "consenso republicano" es imposible en las actuales circunstancias.

Asimismo, expertos en islamismo temen que una prohibición provoque que las mujeres que usan la burka se vean obligadas a permanecer en sus domicilios.

El propio Sarkozy alertó este mes que será "esencial" evitar que una parte de los cinco millones de musulmanes que viven en Francia se sienta estigmatizada por la prohibición de la burka.

Gerin opinó que es aún posible que se alcance un consenso político, ya que el eventual análisis de un proyecto de ley se espera para fines de marzo o principios de abril.

Eso sería después de las elecciones regionales francesas de mediados de marzo y cuando ya se haya cerrado el debate sobre la identidad nacional.

"En el diagnóstico, todo el mundo está de acuerdo sobre la gravedad de la situación", comentó Gerin, "y sobre todo en la necesidad de tener una suerte de impulso republicano".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.