Irak: canciller británico ignoró consejo legal

Jack Straw.
Image caption Junto con los datos de la inteligencia británica, venían también las dudas sobre si sería legal la invasión.

Michael Wood, quien fuera asesor legal del ministerio británico de Exteriores durante la invasión de Irak de 2003, reveló este martes que advirtió al canciller de la época, Jack Straw, que invadir el país sin una resolución específica de Naciones Unidas violaría las leyes internacionales.

En esos días, Wood le dijo a Straw que la invasión a Irak sería "un crimen de agresión".

Sin embargo, Straw le contestó que estaba siendo "dogmático" y que las leyes internacionales eran "bastante vagas".

Esta información se conoció en el marco de la investigación que se realiza en el Reino Unido sobre el apoyo del gobierno de Londres a la invasión a Irak que lideró Estados Unidos.

El periodista de la BBC Rob Watson, quien ha seguido el caso, asegura que, desde el principio, junto con los datos de la inteligencia británica, venían también las dudas sobre si sería legal la invasión.

"Impacto negativo"

En los más recientes testimonios ante el comité que realiza la investigación, Michael Wood dijo: "Mi consejo fue que si el gobierno actuaba en contra de lo que dictan las leyes, estaríamos violando los códigos del ministerio y que, además, el impacto que tendría esa acción sería muy negativo, ya que el Reino Unido sería visto como un país que actuaba en la ilegalidad".

Elizabeth Wilmshurst, asesora también en la cancillería, y segunda en rango después de Wood, renunció a su cargo justo antes de la invasión de 2003.

Wilmshurst criticó la forma en que el gobierno inglés esperó hasta los últimos días antes de la invasión para obtener la luz verde y la autorización de parte del Fiscal General, Lord Goldsmith, de que ésta era totalmente legal.

Goldsmith testificará este miércoles ante el comité investigador, y se espera que la atención se centre en el hecho de que diez días antes de dictaminar que la invasión sería legal, había dicho que no estaría de más pedir una segunda opinión de la ONU.

Rob Watson asegura que es posible que interroguen a Goldsmith por el endurecimiento de su postura al final y su disposición a dar la luz verde.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.