La metamorfosis de Blair por la guerra de Irak

Tony Blair visita a las tropas británicas en Basora en 2004, durante la guerra de Irak.
Image caption Blair, en Irak, en 2004, el año en el que tuvo que aceptar que no había armas.

Desde 2002, el punto de vista del ex primer ministro británico, Tony Blair, sobre la guerra ha venido cambiando. En los últimos siete años, Blair ha corregido y ha matizado algunos aspectos de su discurso, mientras se ha mantenido firme en otros.

En sus últimas declaraciones a la BBC, el ex mandatario aseguró que el derrocamiento de Saddam Hussein por sí sólo habría justificado la invasión de Irak, independientemente de si el país árabe tenía o no armas de destrucción masiva.

BBC Mundo les propone un sucinto recorrido por las principales declaraciones del Blair acerca de la invasión de Irak y las razones que ha ido esgrimiendo para defender su decisión.

10 de abril de 2002

Menos de un año antes de que comenzara la guerra –cuando los ataques del 11 de septiembre dominaban la agenda política-, Tony Blair afirmó ante el Parlamento: "El régimen de Saddam Hussein es vergonzoso, está desarrollando armas de destrucción masiva y no podemos permitirlo. Es una amenaza para su pueblo, para la región, y si obtiene esas armas, también para nosotros".

24 de septiembre de 2002

Meses después, Blair hizo sus ya famosas declaraciones ante los parlamentarios: "(Los servicios de inteligencia) concluyeron que Irak tiene armas químicas y biológicas, que Saddam sigue produciéndolas y que tiene planes de utilizar esas armas, que podrían ser activadas en cuestión de 45 minutos".

Junio-julio de 2003

Varios meses después de la invasión, no se habían encontrado armas de destrucción masiva. Sin embargo, Blair aseguró no tener "ninguna duda" de que los inspectores encontrarían "pruebas claras de las armas de Saddam Hussein".

Enero de 2004

Image caption En junio de 2007, Tony Blair dejó de ser primer ministro del Reino Unido.

El 11 de enero, en una entrevista concedida a un programa de la BBC, Blair dejó ver sus primeras dudas reales. Cuando le preguntaron por las armas de destrucción masiva respondió: "No sé. El titular de Defensa y otras personas creen que podría haber armas de destrucción masiva en algún lugar. Pero de momento no se ha llegado a nada".

Poco después, el 28 de enero, Blair se vio obligado a negar que hubiera mentido: "las acusaciones de que yo u otras personas le hayamos mentido al parlamento o que hayamos engañado deliberadamente al país al falsificar los informes de inteligencia sobre las armas de destrucción masiva son en sí mismas una mentira".

Julio de 2004

El 6 de julio, el ex premier volvió a dar muestras de rectificación sobre el tema de las armas: "No sabemos qué pudo pasar con ellas. Pudieron ser retiradas, escondidas o destruidas".

Pocos días después, el 14 de julio, Blair declaró: "Esperábamos -esperaba- encontrar armas reales, químicas o biológicas cuando entraramos en Irak. Pero tengo que aceptar que, a medida que pasa el tiempo, parece claro que en el momento de la invasión Saddam Hussein no tenía un arsenal preparado".

Septiembre de 2004

En su conferencia ante el congreso laborista, Blair no sólo reconoció que los informes de inteligencia eran incorrectos, sino que propuso que el cambio de régimen era una razón que justificaba la guerra.

"Puedo pedir disculpas por el hecho de que la información era errónea, pero no por haber derrocado a Saddam Hussein. El mundo es un lugar mejor con él en la cárcel y no en el poder", afirmó.

21 de marzo de 2006

En un discurso sobre política exterior en Londres, Blair no mencionó las armas de destrucción masiva ninguna vez, sino que afirmó que la invasión era parte de una lucha global entre "la democracia y la violencia".

"Esto no es un choque de civilizaciones. Es un choque sobre la civilización", aseguró.

17 de noviembre de 2007

Blair profundiza en esta línea en una entrevista concedida al diario londinense The Times.

"Si hay algo que lamento es no haberle explicado a la gente de una manera más clara la naturaleza profunda de esta lucha y el hecho de que iba a durar una generación", apuntó.

"Creo en eso, entonces y ahora", agregó.

12 de diciembre de 2009

En una entrevista con la BBC, Blair dijo que la ausencia de armas de destrucción masiva podría no haber salvado a Saddam Hussein.

"A pesar de eso, hubiera pensado que estaba bien derrocarlo", indicó.

Declaró que lo que importaba era la "noción" de Hussein como amenaza, y un aspecto de esa idea era el "desarrollo de armas de destrucción masiva".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.