Rusia estrena avión caza "furtivo"

Prototipo del avión Sukhoi T-50
Image caption El Sukhoi es considerado un importante avance tecnológico para Rusia.

El primer avión de combate "furtivo" de Rusia efectuó su vuelo inaugural el viernes.

El Sukhoi T-50, cuyo diseño busca evadir a los radares enemigos, es visto como la contraparte del F-22 Raptor, estrenado por Estados Unidos hace cerca de dos décadas.

Estos aviones, catalogados como de quinta generación, son invisibles a los radares, tienen avanzados sistemas de control de vuelo y armas y pueden volar a velocidades supersónicas.

Las autoridades rusas dijeron, sin embargo, que el prototipo tardará todavía cerca de cinco años para entrar en servicio.

La aeronave, considerada elemento clave en los esfuerzos modernizadores de las fuerzas armadas rusas, voló por 47 minutos desde una base en la ciudad de Komsomolsk-on-Amur.

Entre las características más resaltantes del aparato está su capacidad de volar en cualquier tipo de clima, la habilidad de despegar de pistas de entre 300 y 400 metros de largo, vuelo supersónico, la posibilidad de ser recargado de combustible en pleno vuelo, navegación avanzada y ataque simultáneo a blancos en tierra y en el aire.

"Paso hacia adelante"

El primer ministro ruso dijo que el vuelo era "un gran paso hacia adelante", aunque admitió que aún faltaba trabajo por hacer en su producción.

Varios analistas advirtieron que el modelo también podría convertirse en un importante producto de exportación para la industria rusa.

Otros señalan, sin embargo, que el modelo todavía enfrenta retos serios para lograr cumplir sus metas de producción dentro del cronograma anunciado el viernes.

En todo caso, el periodista de la BBC en Moscú, Duncan Barlett, reseñó que el país ha hecho esfuerzos importantes desde el año 2008, cuando prometió la inversión de miles de millones de dólares en un plan para rejuvenecer su industria de aviación civil y militar con el fin de mantenerse competitivo en los mercados internacionales.

Contenido relacionado