Políticos británicos deben devolver más de US$2 millones

Big Ben
Image caption Un sistema con reglas "vagas".

Más de la mitad de los parlamentarios del Reino Unido deberá regresar el dinero que reclamaron por gastos, señaló un nuevo informe sobre el caso de los abusos en la clase política británica.

El informe fue compilado por el ex servidor público Sir Thomas Legg, quien realizó auditorías sobre los reclamos de gastos personales que se hicieron entre 2004 y 2008.

Legg recomendó que 390 parlamentarios, más de la mitad, deben devolver US$2 millones.

El abuso incluyó reclamos por miles de dólares por gastos como hipotecas, hoteles, alimentos, uso de teléfono, limpieza y reparaciones domésticas.

El documento señala que la falta de transparencia y una cultura de deferencia llevó a los parlamentarios a recibir pagos por reclamaciones que no debieron ser aprobadas.

Legg dijo que el sistema de gastos era "profundamente defectuoso"; las reglas, "vagas", y que había quedado a criterio de los parlamentarios "autocertificar" la propiedad de sus reclamos.

Enojo público

Las continuas revelaciones sobre los abusos de los parlamentarios continúan generando enojo en el público británico, que este año se prepara para las elecciones generales.

En su informe, indicó que no había habido "ninguna auditoría de ninguna clase" sobre gastos de segundas casas durante el periodo que cubrió.

Los parlamentarios británicos tienen derecho a reclamar al Estado los gastos que les representa el mantenimiento de una segunda casa, indispensable para asistir a las sesiones de la Cámara en Londres, más allá del hogar familiar que posean en su distrito electoral.

Sin embargo, muchos ciudadanos creen que algunos se excedieron a la hora de reclamar ciertas dietas.

Hasta ahora se han devuelto ya US$1.260.000 -algunos de manera voluntaria, sin relación con las demandas de Legg- desde abril de 2009, el mes antes de que el escándalo saliera a la luz pública.

Algunos de los parlamentarios han apelado con éxito a las demandas de Legg, y muchos se han quejado de la manera en que se condujo la revisión.

"Lo que es absolutamente esencial es que los parlamentarios regresen todo este dinero que ha sido identificado", dijo el líder conservador David Cameron a la BBC.

"Aquellos que se rehúsen a devolverlo, se les deberá descontar de sus salarios o de sus liquidaciones", añadió.

Por su parte, el líder de la bancada liberal-demócrata, Nick Clegg, dijo a la BBC que espera que este sea "el capítulo final en este parlamento podrido, de forma que podamos mirar hacia adelante a un nuevo parlamento con nuevas reglas".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.