FARC y ETA, "terroristas" para Nueva Zelanda

John Key, primer ministro de Nueva Zelanda
Image caption ETA y las FARC ya eran consideradas grupos terroristas por la Unión Europea y Estados Unidos.

El gobierno neozelandés incluyó a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y al grupo extremista vasco ETA en su lista de organizaciones terroristas.

Esta denominación prohibirá que estos grupos puedan recibir ayuda legal por parte de los ciudadanos neozelandeses.

Asistir, refugiar y recaudar fondos para organizaciones calificadas de terroristas también está considerado delito.

Además, los fondos de estas organizaciones en Nueva Zelanda -si existieran- podrían ser congelados.

En este sentido, a partir de ahora, quien ayude a estos grupos en aquel país podrá ser acusado de colaboración con el terrorismo, un delito que puede conllevar una pena de hasta 14 años de prisión.

Junto a las FARC y ETA, Nueva Zelanda calificó como terroristas al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), cuyo objetivo es la independencia de los kurdos de Turquía, y el grupo somalí Al Shabaab, al que se ha relacionado con al-Qaeda.

Endurecimiento de la ley

"Estos cuatro grupos han llevado a cabo una amplia serie de actos terroristas, incluyendo el asesinato despiadado de civiles y líderes políticos", indicó John Key, primer ministro neozelandés en declaraciones citadas por la agencia de noticias EFE.

Según Key, esta medida pretende hacer que su país no "sea visto como bueno para hacer negocios por los terroristas".

Nueva Zelanda –según reconoció el primer ministro- tiene un riesgo bajo de atentados. Sin embargo, sólo dos meses después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, el gobierno endureció las leyes antiterroristas.

De acuerdo con la agencia EFE, hace cinco años, ETA advirtió a la embajada neozelandesa en Madrid de que los turistas de aquel país en España podrían ser víctimas de atentados.

Tanto el Departamento de Estado estadounidense como la Unión Europea incluyen a ETA y a las FARC en sus listas de grupos terroristas.

En mayo de 2008, la fiscalía española comenzó a investigar las presuntas relaciones entre ambos grupos.

Según las autoridades colombianas, ese nexo quedó al descubierto en los correos electrónicos que se encontraron en los computadores del segundo al mando de la guerrilla, "Raúl Reyes", muerto en una incursión del ejército colombiano en territorio ecuatoriano en marzo de 2008.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.