Afganistán: el Talibán "deja bastiones"

Rescate de soldados de EE.UU. atacados en Marjah, en el sur de Afganistán.
Image caption Tropas de la OTAN tuvieron que retroceder en Marjah por bombas caseras.

En el tercer día de la misión Moshtarak, la operación militar conjunta de las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y el ejército de Afganistán, está teniendo éxito en expulsar al Talibán de sus bastiones en la provincia de Helmand, según dijeron las autoridades castrenses.

Sin embargo, tropas estadounidenses en la localidad de Marjah están viendo su avance afectado por la acción de francotiradores y bombas caseras, indicó un corresponsal de la BBC.

Generales afganos aseguraron que pronto se logrará despejar de insurgentes las áreas de Marjah y Nad Ali, en el sur del país.

"Hoy (este lunes) no hubo movimientos importantes del enemigo", dijo el general Sher Mohammad Zazai. "En el sur de Marjah están muy debilitados. Ha habido poca resistencia", añadió.

Otro general afgano, Aminullah Patiani, añadió que tanto Marjah como Nad Ali "están bajo control" de las fuerzas que participan en la operación Moshtarak.

"El Talibán ha dejado las zonas, pero la amenaza de bombas persiste", advirtió.

Explosivos caseros

En este sentido, tropas estadounidenses vieron frenado su avance en Marjah por la explosión de bombas caseras y el ataque de francotiradores, informó el enviado de la BBC a Afganistán, Frank Gardner.

"A pesar de toda la alta tecnología en la vigilancia aérea y cámaras de infrarrojos a disposición de la OTAN, sus fuerzas parecen haber subestimado la magnitud del problema de estas bombas", dijo el periodista.

Según el gobierno de Afganistán, los habitantes de los distritos donde se desarrolla la ofensiva —la mayor en este país desde el derrocamiento del Talibán en 2001— están colaborando con las tropas de la OTAN para localizar los explosivos dejados por la insurgencia.

Huida de la población

Precisamente, muchos locales están preocupados por el impacto que la operación Moshtarak (que significa "juntos" en idioma dari, o persa afgano) tendrá sobre la población civil.

Image caption Muchos locales están preocupados por el impacto de la operación sobre la población.

El general a cargo de las tropas de la OTAN, el estadounidense Stanley McChrystal, aseguró que esta operación "se está llevando a cabo teniendo en cuenta que se ha de seguir protegiendo a la población afgana".

De hecho, argumentan las autoridades militares, están intentado involucrar a los habitantes del sur del país lo máximo posible, discutiendo con los líderes tribales sus planes de actuación y advirtiendo de antemano sobre los ataques para que las familias se pusieran a cubierto o se desplazaran a otros lugares.

Sin embargo, muchos aseguran que no tuvieron tiempo para salir de la zona.

"El Talibán plantó minas y nadie puede salir, además (la insurgencia) no permite que la gente se vaya", le dijo a la BBC Haji Baz Mohammad, que reside en el distrito de Nad Ali.

"No tenemos nada (...) Estamos cansados de luchar, no nos gusta", dijo.

De acuerdo a datos de la gobernación de Helmand, cerca de 1.000 familias desplazadas llegaron estos días a la capital de la provincia, Lashkar Gah.

Según la prensa afgana, mucha gente es escéptica ante la promesa de los militares de que reconstruirán las zonas que tomen durante el operativo.

En muchas ocasiones, explicó la periodista de la BBC Kate McGeown, los civiles han visto cómo las tropas se hacían con el control de una ciudad, que luego se llenaba de insurgentes tan pronto como las fuerzas occidentales se marchaban.

Nuevas víctimas civiles

Otro motivo de preocupación para los afganos es la posibilidad de que la ofensiva deje más víctimas civiles.

Lea: OTAN mata a civiles en Afganistán

Este domingo la OTAN admitió haber matado por error a 12 civiles al desviarse dos cohetes dirigidos a un refugio insurgente en Nad Ali.

La coalición anunció este lunes que otros cinco civiles murieron en un ataque aéreo que se desarrolló de manera paralela a la operación Moshtarak, en la provincia de Kandahar.

En Moshtarak participan unos 15.000 efectivos estadounidenses, británicos y afganos. Está liderada por el Cuerpo de Infantes de Marina de EE.UU. y cuenta con el apoyo de militares de Dinamarca y Estonia.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.