Más inmigrantes sucumben al invierno "mojado" de Arizona

Frontera entre Arizona y México. Archivo
Image caption La lluvia dificulta aún más la travesía de los inmigrantes que atraviersan la frontera entre México y EE.UU..

El invierno "mojado" que experimenta este año el estado de Arizona ha ido acompañado de un aumento significativo de muertes de inmigrantes que cruzan la frontera desde México hacia Estados Unidos.

El número de indocumentados encontrados muertos en el sur de Arizona entre noviembre y febrero casi se ha duplicado en relación al año pasado, y los fallecimientos de inmigrantes por hipotermia ha sido mayor que los de los últimos tres años combinados.

Durante los tres meses recientes ha llovido intensamente en la usualmente desértica zona del sur de Arizona, lo que dificulta aún más la travesía de los inmigrantes por las de por sí peligrosas rutas que han estado atravesando desde que se empezó a construir la cerca en la frontera entre México y EE.UU.

El riesgo es mayor cuando está lloviendo porque la ropa húmeda le resta calor al cuerpo, la persona pierde ese aislante y no puede reaccionar al frío.

"Como residentes del sur de Arizona y trabajadores humanitarios, estamos alarmados por el aumento de muertes en la frontera", indicó a BBC Mundo Sarah Launius, portavoz de la organización No More Deaths (No más muertes).

"Sólo la semana pasada nuestros voluntarios descubrieron el cuerpo de un cruzador de la frontera, lo que es un evento demasiado común en la región", agregó Launius.

Muertes sin precedentes

En el condado de Pima, al que pertenece Tucson, el número de muertes atribuidas a hipotermia en los últimos meses ascendió a nueve cuando en igual período entre 2008 y 2009 sólo se encontró una persona que había fallecido por las bajas temperaturas, según cifras recopiladas por el diario Arizona Daily Star, que mantiene una base de datos sobre el cruce de inmigrantes.

En el aledaño condado de Cochise fueron hallados tres cadáveres. Las autoridades forenses locales atribuyeron la muerte a la exposición del medio ambiente, pero no pudieron determinar si los fallecimientos ocurrieron durante los mojados días del invierno.

Image caption Durante los tres meses recientes ha llovido intensamente en Arizona.

Unos total de 60 muertos han sido hallados en la zona desde noviembre hasta el presente, cifra que se puede comparar con los 38 encontrados durante los últimos dos meses de 2008 y los primeros dos de 2009.

De los 60 cadáveres descubiertos de este año, no ha podido determinarse la causa de muerte de 32 debido al estado de descomposición en que fueron encontrados, informó a BBC Mundo la Oficina del Forense del Condado de Pima.

Récord en lluvias

Este ha sido un invierno sumamente húmedo en la desértica área del sur de Arizona.

Entre el primero de enero hasta el 15 de febrero han caído unas 2,73 pulgadas de lluvia sobre el área de Tucson, cuando el nivel normal de precipitaciones es de 1,49 pulgadas, indicó a BBC Mundo Greg Mollere, del Servicio de Meteorología Nacional.

Sobre Tucson no había llovido tanto desde 1993.

"Estas personas son tan vulnerables al frío como al calor", expresó el director de la Oficina del Forense de Pima, Bruce Parks. "Muchas veces no tienen la opción, una vez se encuentran ahí, de buscar un albergue o cambiarse la ropa mojada".

Zona "militarizada"

El portavoz de la Patrulla Fronteriza en Tucson, David Jimarez atribuyó el aumento en el hallazgo de cadáveres de inmigrantes a los esfuerzos que realiza la entidad para proteger la frontera y al aumento de instrumentos tecnológicos "que permiten a los agentes acceder a lugares que antes no podían llegar".

Agregó que la Patrulla Fronteriza cuenta ahora con mejor infraestructura, más personal y mayor tecnología.

"Con estos tres recursos implementados en la frontera hemos podido tomar control de esas áreas, permitiéndoles a los agentes moverse a zonas más rurales que no podían patrullar antes", añadió Jimarez.

Image caption La Patrulla Fronteriza tiene mejor infraestructura y mayor tecnología, según las autoridades.

"Y como ya estamos patrullando en esas áreas estamos encontrado mucho más cadáveres".

Pero Sarah Launius de No More Deaths insistió en que "las muertes en la frontera son impulsadas por la exposición a los elementos causada por la "Estrategia de Disuasión" que inició el gobierno de EE.UU. a mediados de los años 90".

La activista afirmó que "esta estrategia ha militarizado el desierto y las sierras en áreas remotas del sur de Arizona, lo que ha incrementado la duración y la dificultad de la travesía hacia el norte, así como la posibilidad de que un inmigrante no autorizado sucumba al agotamiento por el calor o a la hipotermia".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.