Brown niega maltrato de subalternos

El gobierno del primer ministro británico, Gordon Brown, negó acusaciones publicadas este domingo por un diario británico de que el mandatario maltrató a sus empleados y que por ello lo investiga la oficina que maneja a los funcionarios de carrera.

Image caption Brown negó las acusaciones de maltratos a subalternos.

"Estas acusaciones maliciosas no tienen ningún fundamento", dijo el vocero.

El diario The Observer publicó este domingo extractos de un libro escrito por uno de sus comentaristas políticos en el que se afirma que algunos empleados de Downing Street han sido intimidados por los ataques de furia de Brown.

Saliendo al paso de la información publicada por el dominical, Gordon Brown admitió en una entrevista emitida en el canal Channel 4 que a veces se enfada, pero negó haber sido violento con sus colaboradores.

Varias personas que trabajan en la oficina de Brown contactaron a la Línea Nacional de Ayuda Contra la Intimidación, una obra de caridad, según señaló a la BBC la jefa de la entidad, Christine Pratt.

Ella dijo que en años recientes había recibido "tres o cuatro" llamadas al respecto.

Un portavoz de la oficina del primer ministro señaló que las autoridades en ningún momento fueron contactadas por la organización no gubernamental para discutir las acusaciones y agregó que existen procedimientos que permiten a funcionarios elevar sus quejas en situaciones como esta.

Lea: Otro intento de "destronar" a Brown

Desmentido de Brown

El jefe laborista del gobierno británico aseguró que a veces "las cosas se dicen en el calor del momento" pero dijo que "nunca" ha golpeado a nadie en su vida.

"Si me enfado, lo hago conmigo mismo… lanzo el periódico al suelo o algo por el estilo", señaló en una entrevista televisiva después de haber presentado en una reunión en la Universidad de Warwick, en el centro de Inglaterra, su campaña de reelección, cuyo lema es "Un futuro justo para todos".

"Creo que el país quiere a alguien que lleve las cosas adelante, y que no permita que las cosas se estanquen. Cada mañana me levanto con la determinación de darlo todo por este país", agregó.

The Observer señaló en su reportaje que Gus O´Donnell, el jefe del servicio civil, la entidad que maneja a los funcionarios gubernamentales de carrera, se sentía tan preocupado con las acusaciones que conversó con Brown sobre su comportamiento con el personal en su oficina.

Un libro publicado por el principal comentarista político del diario, Andrew Rawnsley, relata detalles de incidentes en los que Brown supuestamente agarró a subalternos por la solapa, los empujó y les gritó.

Lea: El Sol se pone para Gordon Brown

"Acusaciones Maliciosas"

La oficina del primer ministro dijo que los informes eran "acusaciones maliciosas" que "carecen de fundamento".

"Podemos decir categóricamente que no se ha dado el caso de que el secretario de gabinete haya solicitado una investigación del trato del primer minstro hacia el personal del Número 10 (de Downing Street)", según una nota de la Oficina del Gabinete.

Sin embargo Rawnsley dijo que únicamente había señalado que O´Donnell hizo "sus propias investigaciónes" y le había advertido verbalmente al primer ministro. El comentarista dijo a la BBC se reportaje se basa en una fuente de "24 quilates".

El secretario británico de Negocios, Peter Mandelson, uno de los aliados más cercanos de Brown, señaló a la BBC que la historia relata el cuadro de un hombre que "se enoja, pero mayormente consigo mismo, y que no intimida a la gente".

El funcionario agregó que a Brown "no suele aceptar que le respondan que no" y que sí tiene un cierto "grado de impaciencia.

"No creo que esto tenga que ver con que intimida a la gente sino más bien que es exigente con la gente", agregó.

"Mensaje incorrecto"

Sin embargo Pratt considera que esa respuesta envía "el mensaje incorrecto" a otros ejecutivos o jefes acusados de actos intimidatorios.

"El desmentido directo simplemente no tiene credibilidad hoy en día", señaló a la BBC.

"En estos últimos meses hemos recibido varias indagaciones del personal de la oficina de Gordon Brown", agregó.

"Algunos de ellos bajaron información por internet, algunos efectivamente llamaron a nuestra línea de ayuda directamente y yo he hablado con el personal en de su oficina", dijo Pratt.

La periodista de la BBC Laura Kuenssberg aseguró que la información publicada por The Observer es una distracción inoportuna el día en que el laborismo intentaba decirle a la gente que Gordon Brown se merece otra oportunidad para gobernar unos cuantos años más.

En encuestas publicadas en el Reino Unido en los últimos meses, los conservadores aventajan a los laboristas en la intención de voto para las elecciones generales que tendrían que efectuarse a más tardar en junio próximo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.