Afgano confiesa plan de ataque en EE.UU.

Najibullah Zazi
Image caption Zazi enfrenta una sentencia de cadena perpetua sin derecho a libertad condicional.

Un inmigrante afgano en Estados Unidos se declaró culpable de haber planeado la detonación de bombas caseras en el metro de Nueva York.

Las autoridades estadounidenses describieron el plan como uno de las amenazas de seguridad más serias desde los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Najibullah Zazi, quien trabajaba como conductor de autobús en el aeropuerto de Colorado, dijo a un tribunal federal en Nueva York que había planeado lo que llamó una "operación de martirio" en respuesta a la guerra en Afganistán.

El Departamento de Justicia de EE.UU. dijo que Zazi viajó a Paquistán en 2008 con la intención de combatir para el Talibán.

Pero fue reclutado y entrenado por al-Qaeda en la frontera afgano-paquistaní, y luego recibió instrucciones de retornar a Estados Unidos para llevar a cabo ataques en el sistema de transporte subterráneo de Nueva York, justo después del aniversario del 11-S.

En septiembre pasado rentó un coche en Denver, Colorado, e hizo un largo viaje a Nueva York. Con él llevaba explosivos caseros.

"Sin descanso"

Holder dijo que Zazi estuvo bajo vigilancia durante su viaje y que la investigación no se ha detenido.

"No descansaremos hasta que todos los responsables sean capturados", señaló.

Zazi enfrenta una sentencia de cadena perpetua sin derecho a libertad condicional.

Otros dos sospechosos -Adis Medunjanin y Zasrein Ahmedzay-, supuestos asociados de Zazi, fueron arrestados el mes pasado.

"La comunidad de inteligencia de EE.UU. ha estado bajo presión desde que falló en prevenir un ataque en un vuelo a Detroit la Navidad pasada", dijo Matthew Price, corresponsal de la BBC en Nueva York.

El fiscal general de EE.UU., Eric Holder, afirmó que los investigadores habían logrado frustrar lo que pudo haber sido un ataque devastador.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.