EE.UU.: la salud en vivo y en directo

Barack Obama, presidente de EE.UU.
Image caption Obama había dejado en manos del Congreso el diseño de la ley, pero ahora quiere involucrarse.

Ante las cámaras, en vivo y en directo, los estadounidenses presencian la reactivación del debate sobre la reforma de la salud este jueves, donde líderes republicanos y demócratas se encuentran en la Cumbre de la Salud promovida por el presidente Barack Obama.

La mayoría de los canales de noticias se unieron a la señal de la televisora del Congreso para presentar el evento (desde las 10:00 am hora local, 15:00 GMT) que en los planes de los organizadores, servirá para reimpulsar la reforma del sistema de salud, después de que el año pasado el Senado y la Cámara de Representantes aprobaran sus versiones de la ley.

Al encuentro que se realiza en Blair House, edificio localizado frente a la residencia presidencial en Washington, asisten los principales líderes parlamentarios de cada partido.

Se trata de un intento del presidente Obama por rescatar la iniciativa, llevándola al terreno de la opinión pública, a la que espera convencer para eventualmente forzar un cambio de actitud entre los republicanos, quienes se han abstenido en las votaciones sobre el tema.

Este formato de debate televisado ha sido considerado por algunos como manifestación de democracia y transparencia, mientras que otros lo consideran como "un circo mediático".

Efecto Brown

El proceso legislativo de la reforma quedó estancado a principios del 2010, con el triunfo en el Senado del republicano Scott Brown, quien se quedó con el escaño por Massachussets que durante décadas controló el fallecido Ted Kennedy, paradójicamente uno de los principales promotores de la reforma.

La elección de Brown significó el fin de la aplanadora demócrata en el Senado y, según los republicanos, un mensaje del electorado, insatisfecho con el camino que llevaba la reforma.

En los preliminares de la reunión, el pasado lunes la Casa Blanca presentó lo que podría considerarse su "primer texto" sobre el tema, en el que parece hacer algunas concesiones a las críticas opositoras y, sobre todo, no se refiere a la polémica "opción pública", un sistema de seguros para cubrir a los menos favorecidos.

Lea: Obama detalla su propio plan de salud

Aunque el presidente Obama ha sido el promotor de los cambios en el sistema de salud, hasta ahora su oficina había dejado en manos del Congreso el diseño de la ley para evitar repetir la experiencia del gobierno de Bill Clinton, quien en los años 90 dio al Congreso la redacción de la ley de reforma para que fuera sometida a votación.

"Más de lo mismo"

Sin embargo, la reunión no parece empezar con los mejores auspicios para los cálculos de la Casa Blanca, a juzgar por las declaraciones que ofreciera a la prensa el miércoles el líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell.

"Nuestra esperanza cuando el presidente convocó a esta cumbre sobre el sistema de salud en la Casa Blanca era que se trataba de una oportunidad para que ambos lados se unieran y empezaran de nuevo", dijo McConnell.

"Ahora está completamente claro que el gobierno tenía algo distinto en mente. El plan que vimos el lunes muy difícilmente puede ser un punto de partida para un debate bipartidista sobre reformas de sentido común, es realmente más de lo mismo" aseguró McConnell.

Sin embargo, la Casa Blanca aclaró que lo presentado el lunes "no es la última palabra sobre la legislación", según respondió la directora de la presidencia para la Reforma de Salud, Nancy-Ann DeParle.

Estrategia riesgosa

El gobierno confía en que la Cumbre de este jueves sirva para encontrar un terreno común en el que surjan "las mejores ideas para ayudar a las familias estadounidenses y los pequeños empresarios a tener un mayor control de su propio cuidado de salud", explicó DeParle.

Leslye Russell miembro del programa de salud del Centro para el Progreso Estadounidense considera que la Casa Blanca busca hacer la discusión sobre el tema más pública y, confiando en sus dotes de comunicador, "convencer al público, a los republicanos y a muchos demócratas que están indecisos".

"Creo que es una estrategia riesgosa para todos, particularmente para el presidente, pero sí vemos los sondeos que indican que el público está cansado de esta dinámica sectaria partidista. Quieren ver a sus representantes haciendo lo que fueron elegidos para hacer y no en altos juegos políticos", aseguró a Russell BBC Mundo.

Sobre las observaciones de algunos de que la Cumbre de la Salud es un "circo mediático" organizado por los demócratas, Russell afirmó que "si fuera cínica podría pensar eso, si no fuera cínica diría que es la democracia en su mejor expresión".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.