Aumenta uso de drogas para cometer violaciones

GBS
Image caption Sustancias como el solvente GBL (izquierda) son cada vez más usadas para cometer abusos sexuales.

La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) lanzó una advertencia sobre el incremento del uso de drogas para cometer agresiones sexuales y el abuso de fármacos adquiridos con receta.

En su informe anual, la agencia de Naciones Unidas indica que la introducción de duras medidas contra la llamada "droga de violación", el Rohypnol, arrojó buenos resultados.

Sin embargo, otras sustancias utilizadas para cometer violaciones no tienen controles internacionales tan estrictos y la agencia quiere que los gobiernos tomen acciones al respecto.

El posesor Hamid Ghodse, director del Centro para Política de Medicamentos de la St George University de Londres y uno de los autores del informe, señala que "estas drogas son utilizadas para reducir drásticamente la resistencia de las víctimas a actividades sexuales no deseadas hasta el punto de que pueden olvidarse de lo que sucedió".

El corresponsal de la BBC, Andy Tighe, apunta que en el Reino Unido una de esas sustancias, la ketamnina, fue clasificada como droga prohibida en 2006, mientras que el solvente GBL, gamma-butyrolactona, pasó a ser una de las llamadas "drogas legales" incluida en la lista el año pasado.

Resalta Tighe, sin embargo, que ambas sustancias también tienen usos legítimos, lo que hace más difícil mantenerlas fuera del alcance de redes criminales.

Farmacias ilegales

El informe también indicó que los traficantes de drogas recurren cada vez más al uso de farmacias ilegales ubicadas en cualquier parte del mundo.

Las órdenes son enviadas por internet o a través de centros de llamadas telefónicas, sin que haya necesidad de una receta médica o una autorización de por medio.

India es considerado como una de los principales países desde donde se originan estas transacciones.

En ese sentido, el informe pide a los gobiernos que tomen acciones individuales para impedir que la tecnología moderna de comunicaciones sea usada para fines delictivos.

La agencia, que tiene su base en Viena, señaló que el extendido abuso de fármacos con receta como la morfina, la codeína y la metadona es "un problema oculto".

Añade que en algunos países, hay más personas que están abusando de ese tipo de drogas "legales" que la suma de los consumidores de heroína, cocaína y éxtasis.

Reveló que, sólo en Estados Unidos, 6,2 millones de personas utilizaron ese tipo de sustancias en 2008, siendo el segundo caso de mayor consumo después del cannabis.

En su informe anual la JIFE también señaló que la producción potencial de cocaína en América del Sur disminuyó 15% en 2008, aplaudiendo los progresos de Colombia, pero a al vez encendiendo la señal de alarma sobre Perú y Bolivia.

Por otra parte también señaló que en México los grupos delictivos organizados ampliaron el control que ejercen sobre las operaciones de tráfico de drogas en todo el continente. Los carteles mexicanos han llegado a controlar toda la cadena de abastecimiento de drogas ilícitas, desde su envío desde América del Sur hasta su distribución en Estados Unidos.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.