Obama exige aprobar reforma sanitaria

El presidente Barack Obama no quiere esperar más por la ley de reforma del sistema de salud que se ha estado discutiendo en el Congreso durante el último año y pidió a los legisladores someterla a votación "en las próximas semanas".

Image caption Obama intimó al Congreso a aprobar la reforma sanitaria.

"Todo lo que hay que decir sobre el sistema de salud ha sido dicho y casi todos los han dicho", dijo al inicio de un breve discurso desde la Casa Blanca.

"Ahora es el momento de tomar una decisión sobre cómo finalizar una reforma del sistema de salud que funcione, no sólo para compañías aseguradoras, sino para las familias y las empresas estadounidenses".

El mandatario estadounidense insistió en destacar en que demócratas y republicanos coinciden en que "el status quo no está funcionando para el pueblo estadounidense" y pidió al Congreso someter el tema a un voto final para aprobar la ley.

Lea: Obama: reforma con o sin republicanos

Según el plan presidencial, la nueva ley impedirá que las aseguradoras puedan aumentar "arbitrariamente" las primas de las pólizas o rechazar cobertura por condiciones preexistentes, al tiempo que reducirá los montos de los llamados "deducibles", costos que deben pagar los pacientes.

Siga en Twitter la información del corresponsal de BBC Mundo en Washington

Ideas republicanas

Los republicanos en cambio consideran que el plan aprobado hasta ahora por ambas cámaras, únicamente con los votos de la mayoría demócrata, profundizará el déficit fiscal, creará más impuestos y aumentará la injerencia gubernamental en el manejo del cuidado de la salud.

"Los seguros de salud se están haciendo más caros cada día. Las familias no pueden sufragarlo. Los negocios no pueden sufragarlo. El gobierno federal no puede sufragarlo", afirmó Obama en un discurso en el que dibujó a la oposición republicana como "aliada" de los intereses de las aseguradoras.

El presidente rechazó una vez más la sugerencia de empezar de cero a discutir un proyecto de reforma.

"No importa qué aproximación favorezcan, creo que el Congreso de los EE.UU. le debe al pueblo estadounidense un voto final sobre la reforma del sistema de salud", emplazó Obama a los congresistas al recordarles que el tema se ha debatido "no sólo por un año, sino por décadas".

"Esto incorpora las mejores ideas de demócratas y republicanos , incluyendo algunas ideas que los republicanos presentaron durante la cumbre de la salud (realizada la semana pasada en Washington)", aseguró Obama.

Según un comunicado de la oficina de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, hay al menos doce sugerencias republicanas incluidas en la ley, incluyendo la posibilidad de contratar seguros en cualquier estado del país, sin importar el lugar de residencia.

Lea: Obama detalla su propio plan de salud

Retórica y precio político

Pero esas afirmaciones y la aproximación a la que se refirió el presidente Obama en su discurso "ha sido más retórica que nada" aseguró a BBC Mundo el asesor del Partido Republicano, Alfonzo Franco.

"El presidente lo que ha tratado de buscar es una salida política de manera que pueda decir que ha escuchado a los republicanos y ahora, retóricamente, va a incluir unas cosas muy básicas que no corrigen el problema fundamental del plan demócrata que aumenta impuestos y crea más burocracia en Washington", agregó.

Franco considera que los demócratas cometen "un error muy grande" y corren el riesgo de "pagar un precio político" si intentan aprobar la reforma, que en su opinión "es rechazada por la mayoría del pueblo estadounidense".

Sin embargo, Franco dijo a la BBC que en el partido de gobierno existe la urgencia de aprobar la ley porque considera que les será más difícil si llegan a perder las mayorías con las que cuentan en las dos cámaras después de las elecciones parlamentarias de noviembre.

Lea: Obama y su primer gran revés político en un año

Proceso parlamentario

Cada cámara del Congreso ha aprobado su versión del proyecto de ley de reforma del sistema de salud.

Esas versiones deberán ir a un comité de redacción del que saldrá un solo texto para ser votado nuevamente en las cámaras y eventualmente enviado a la Casa Blanca para la firma presidencial.

El proceso de síntesis habría sido más sencillo si los demócratas no hubieran perdido en diciembre la supermayoría con la que contaban, luego de que el republicano Scott Brown ganara el puesto que durante décadas tuvo Ted Kennedy en el Senado.

Además, algunos representantes demócratas parecen estar dudando que aprobar la ley sea la mejor opción para sus planes de reelección en los comicios de noviembre y aunque no ha habido una deserción masiva, mucho de lo que ha hecho la Casa Blanca ha sido más para "motivar" a sus filas que para convencer a la oposición.

Hasta ahora los republicanos no han apoyado ninguna de las iniciativas, y parece poco probable que vayan a hacerlo ahora. Muchos sienten que Obama los ha arrinconado y que por su urgencia en aprobar la ley estaría ejerciendo una presión indebida sobre el parlamento.

Está previsto que de no contar con los votos suficientes los demócratas usen una maniobra parlamentaria conocida como "reconciliación" que les permitiría aprobar la ley con su mayoría simple.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.