Claves de la violencia en Nigeria

Centenares de personas habrían muerto este fin de semana en el estado nigeriano de Plateau en enfrentamientos entre musulmanes y cristianos. Se cree que la violencia se desató como un acto de venganza en respuesta a un conflicto religioso registrado en enero, en el que murieron cientos de personas.

¿Cuál es el origen de los enfrentamientos?

Image caption La mayoría de las disputas territoriales y políticas adquieren una dimensión religiosa en Plateau.

Más de 2.000 personas han muerto en el estado Plateau desde 2001 producto de la violencia entre comunidades.

Existe una larga historia de enfrentamientos entre musulmanes y cristianos en la zona. Aunque se señala al sectarismo como la causa de los enfrentamientos, existen factores económicos y políticos subyacentes.

Las divisiones de tipo religioso, étnico, político y económico coinciden y se refuerzan a sí mismas en el estado de Plateau.

Lea: Nigeria: matan a centenares a machetazos

Los musulmanes pertenecen normalmente a las comunidades de habla hausa.

Suelen ser nómadas que viven de la cría de ganado o del pequeño comercio. En Plateau se les considera seguidores del opositor Partido de Todo el Pueblo Nigeriano (ANPP, por sus siglas en inglés).

Por su parte, los grupos cristianos Berom, Anaguta y Afisare han sido tradicionalmente agricultores y generalmente apoyan el Partido Democrático Popular (PDP, por sus siglas en inglés), que actualmente gobierna a nivel estatal y nacional.

Algunos agricultores cristianos se sienten amenazados cuando los musulmanes hausa bajan desde el norte en busca de pastos para su ganado.

La cuestión es que la mayoría de las disputas territoriales y políticas adquieren una dimensión religiosa.

Jos, la capital de Plateau, está dividida en áreas musulmanas y cristianas.

¿Porqué los dos grupos no pueden convivir pacíficamente?

Image caption Más de 2.000 personas han muerto en el estado Plateau desde 2001 producto de la violencia.

En Nigeria, el poder político es visto como una manera de ganar dinero, tanto para uno mismo como para la comunidad a la que se pertenece.

Cerca del 80% del Producto Interno Bruto (PIB) nigeriano pasa a través de los gobiernos locales y estatales.

Así que los políticos sin escrúpulos hacen a menudo todo lo posible para ser elegidos y permanecer en el poder, llegando a provocar enfrentamientos religiosos o étnicos y expulsando de sus hogares a grupos que apoyan a candidatos rivales para que no puedan votar.

La situación se ve empeorada por el sistema establecido en Nigeria que divide a las personas entre "indígenas" y "colonos".

Los musulmanes de habla hausa han estado viviendo en Jos durante décadas -llegaron cuando Nigeria aún era una colonia británica- pero todavía son clasificados como "colonos".

Ello les impide acceder a ciertos cargos en el gobierno estatal y el estado no les paga la educación, lo que hace que se sientan discriminados.

Si bien algunos musulmanes creen que la única manera de cambiar las cosas es mediante la violencia, los grupos cristianos en el poder hacen todo lo posible para conservar los privilegios que disfrutan.

¿Qué está haciendo el gobierno?

El gobierno ha enviado al ejército a la región para intentar frenar la violencia, ya que temen que ésta se extienda a otras áreas.

Image caption La lucha de poder a nivel nacional empeora la situación.

En 2004 el gobierno federal tomó la medida sin precedentes de echar al gobernador del estado, Joshua Dariye, por no haber hecho lo suficiente para frenar la violencia religiosa.

Dariye, del PDP, se autodenominaba como un "cristiano renacido" y se le había citado insultando a los grupos musulmanes.

Por el momento no se ha adoptado una medida similare con el actual gobernador.

Grupos de defensa de los derechos humanos advierten que la violencia no terminará hasta que no se tomen medidas contra quienes la fomentan.

Tras lo brotes de violencia del pasado enero, estas organizaciones hicieron un llamado a la Corte Penal Internacional para que investigue lo sucedido.

El hecho de que en este momento haya una lucha de poder a nivel nacional entre los seguidores del presidente Umaru Musa Yar'Aduac y los del presidente interino Goodluck Jonathan complica todavía más la situación.

Además, el año próximo deben celebrarse elecciones nacionales, lo que hace más difícil que el gobierno federal adopte medidas contundentes para frenar la violencia, ya que temen alienar a grupos políticos importantes.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.