Lula criticó en Israel las colonias judías

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, criticó este lunes ante el Parlamento de Israel la expansión de los asentamientos judíos en Cisjordania y en Jerusalén Oriental y defendió la creación de un Estado palestino.

Image caption Lula dijo en Israel que defiende la coexistencia del Estado israelí con el palestino.

"Defendemos la existencia de un Estado de Israel soberano, seguro y pacífico", dijo Lula, y agregó: "Deberá convivir con un Estado palestino igualmente soberano, pacífico, seguro y viable, sobre todo en el trazado de su territorio".

El presidente brasileño también fue directo en sus críticas a los asentamientos y defendió la importancia del diálogo para la solución de los conflictos en Medio Oriente.

"Esa postura (la del diálogo) se hace más necesaria ahora, cuando asistimos a una paralización de las negociaciones e iniciativas unilaterales que las dificultan, como el anuncio de la construcción de residencias en Jerusalén en vísperas del reinicio de una rueda de negociaciones", afirmó.

"Un impasse agrava el deterioro de las condiciones de vida en los territorios palestinos ocupados. Pero también alimenta fundamentalismos de todos lados y pone en el horizonte conflictos más sangrientos todavía".

El anuncio de la construcción de 1.600 viviendas en un área ocupada de Jerusalén Oriental, que los palestinos reivindican como capital de su futuro Estado, se realizó durante la visita del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, la semana pasada.

La noticia socavó la iniciativa estadounidense de retomar el proceso de paz por medio de negociaciones indirectas, y creó una de las crisis recientes más graves en las relaciones bilaterales.

Irán

Antes de iniciar su discurso, Lula escuchó críticas contundentes contra su acercamiento a Irán por parte del presidente del Parlamento, Reuven Rivlin, del primer ministro, Benjamín Netanyahu, y de la líder de la oposición Tzipi Livni.

La postura israelí demuestra que la defensa de las sanciones más duras contra el gobierno del presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, es un rechazo al camino del diálogo, así como Irán es un tema que une a políticos de varias vertientes en Israel.

"Estar públicamente contra las sanciones puede ser interpretado como flaqueza por líderes que no tienen freno", le dijo Lula al presidente del Knesset o Parlamento Israelí.

Por su parte, el primer ministro le dijo: "Espero que usted apoye un frente internacional contra el régimen de Ahmadinejad", mientras que Livni le señaló: "Brasil no puede dar legitimidad indirecta a ese régimen".

Sin embargo, el presidente Lula habló varias veces de la importancia del diálogo, aunque sin mencionar, en ningún momento, al polémico mandatario iraní.

Resultados diferentes

En su discurso, que marcó un paso en el intento del gobierno brasileño de proyectarse como posible mediador en el conflicto de Medio Oriente, Lula citó a Albert Einstein diciendo que "no se puede hacer lo mismo día tras día y esperar resultados diferentes", y resaltó que "Brasil quiere, modestamente, ayudar a obtener esos resultados diferentes".

Además, Lula volvió a defender la ampliación del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

"¿No será el momento de que las Naciones Unidas -renovadas y con mayor legitimidad- asuman ahora un papel más activo en la búsqueda de la paz?".

El presidente también apeló para el que corazón y la compasión tengan un papel cuando se busquen soluciones.

"No es suficiente con la cabeza para funcionar. Es preciso igualmente que el corazón esté presente. Es fundamental un sentimiento de compasión para superar antagonismos que parecen insuperables".

El presidente terminó su discurso mencionando otra vez a Einstein. "La paz no se puede mantener por la fuerza. Solamente se puede alcanzar con el entendimiento".

A pesar de las claras divergencias entre las posiciones de Brasil y de la mayoría absoluta de los diputados presentes en el Knesset, Lula fue aplaudido de pie.

Lea: La polémica política exterior brasileña

Contenido relacionado