Obama deja su último aliento en ley sanitaria

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, defendió este sábado con vehemencia su plan de reforma de Salud ante los líderes del Partido Demócrata en el Congreso e insistió para que votaran favorablemente este domingo en el crucial sufragio en la Cámara de Representantes.

Image caption Obama no tiene aún el pleno apoyo de los demócratas, por lo que suspendió un viaje al extranjero.

"Está en sus manos. Es el momento de aprobar esto, en beneficio de Estados Unidos", afirmó el presidente Obama en su último llamado a los legisladores demócratas.

"No lo hagan por mí. No lo hagan por el Partido Demócrata. Háganlo por el pueblo estadounidense", afirmó en un apasionado discurso.

Así, el jefe de la Casa Blanca buscaba persuadir a aquellos que, a 24 horas de la votación, aún están indecisos o se oponen a votar a favor de los dos proyectos de ley que componen la medida.

Dado que la oposición republicana votará en bloque en contra de la reforma, los demócratas deben buscar entre sus propias filas los 216 votos necesarios para aprobarla.

De hecho, Obama suspendió un viaje al extranjero con el fin de sumar más votos de su partido.

De alcanzar el número mágico de 216, se daría la aprobación plena de la reforma, ampliaría la cobertura a 30 millones de personas que no gozan de seguro de salud en el país. Además, se convertiría en la máxima reforma sanitaria en el país en 50 años.

Aborto

Según la corresponsal de la BBC en Washington Madeleine Morris, la redacción del texto en la parte sobre el aborto resultó un escollo que pone a los demócratas en peligro de no alcanzar los 216 votos.

"Algunos legisladores (especialmente un grupo de católicos) quieren un lenguaje más riguroso para asegurarse de que el dinero federal no pueda ser usado para pagar abortos", señala Morris.

El riesgo es muy grande para Obama y los demócratas, y el proyecto sanitario es visto como la política distintiva de su gobierno, agrega Morris.

"Si los demócratas no logran su aprobación a pesar de tener la mayoría en las dos cámaras del Congreso, sus oponentes dicen que eso pondrá en cuestionamiento su habilidad para gobernar, y lo más probable es que tendrá repercusiones en las elecciones lesgislativas parciales de noviembre", indica la corresponsal.

Los republicanos están unidos en su oposición al plan sobre la base de que endeudará más a Estados Unidos y de que contraviene los principios de mercado libre del país.

"Considerar y pasar"

Antes de la reunión de Obama con sus copartidarios, la tarde del sábado se supo que el liderazgo demócrata de la Cámara de Representantes desistió de utilizar el polémico sistema de votación de "considerar y pasar" (deem and pass) que querían usar para agilizar la aprobación de la reforma.

El corresponsal de BBC Mundo en Washington Carlos Chirinos informa que ese sistema habría permitido que la Cámara sometiera a votación el paquete de reformas a la ley sancionada por ellos el año pasdo, aprobando automáticamente la versión del Senado, con la condición de que las correcciones se incluyeran a futuro.

Fuentes de la oficina de Nancy Pelosi, la líder de los demócratas en la Cámara de Representantes, le dijeron a Chirinos que los congresistas considerarán ahora la versión del Senado y las correcciones por separado y que someterán cada una a votación tradicional la tarde del domingo.

Chirinos explica que la decisión demócrata de dejar de lado el sistema de "considerar y pasar" puede ser una manifestación de la confianza del liderazgo de la Cámara de que contará con los 216 votos mínimos para la aprobación de la ley. Además, serviría para evitar la potencial disputa legal que algunos republicanos amenazaron con presentar de aprobarse la propuesta de ley.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.