Última actualización: lunes, 22 de marzo de 2010 - 04:25 GMT

Francia: Nicolas Sarkozy y su partido sufren derrota electoral

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

El partido del presidente francés, Nicolas Sarkozy, sufrió una amplia derrota en las elecciones regionales del domingo, según resultados parciales de una votación que podría afectar la agenda del gobierno.

Una alianza opositora encabezada por el Partido Socialista obtuvo 54% de los votos en el nivel nacional, mientras la gobernante Unión por una Mayoría Popular (UMP), de centro-derecha, sumó 35%, según el escrutinio de más del 97% de los sufragios.

La UMP perdió la elección en 21 de las 22 regiones de Francia metropolitana, con Alsacia como único bastión que mantuvo para evitar la barrida total a la que aspiraban los socialistas.

El primer ministro francés, François Fillon, admitió en la noche del domingo que los resultados suponen "una decepción" para el partido en el poder y "un éxito para la izquierda".

"Cambiar profundamente"

Las regiones de Francia se ocupan de temas como el transporte y la infraestructura y tienen escasa influencia en el nivel nacional. Sin embargo, estos comicios eran vistos como una prueba de fuerzas en la arena política.

Se trataba de las últimas elecciones previstas en todo el país antes de las presidenciales de 2012, en las que se espera que Sarkozy busque su reelección.

Con una tasa de desempleo de 10%, la más alta en una década, los franceses parecen desilusionados con el presidente, cuya popularidad ha caído al nivel más bajo desde que llegó al poder en 2007: menos del 40%.

Las elecciones regionales no modifican la composición del Parlamento, donde Sarkozy tiene mayoría, pero podrían reanimar a la oposición de izquierda, que hasta ahora se veía dividida y débil.

Escuchar hoy a los franceses supone cambiar profundamente de política

Martine Aubry, Partido Socialista

La secretaria general del Partido Socialista francés, Martine Aubry, reclamó tras la votación del domingo que el gobierno rectifique su rumbo.

"Escuchar hoy a los franceses supone cambiar profundamente de política", dijo Aubry, quien impulsó una alianza clave con los verdes de Europa Ecología, terceros en la primera vuelta electoral del domingo 14.

La tasa de abstención registrada en esta segunda vuelta, apenas por debajo de la mitad de los 43 millones y medio votantes habilitados, también es vista como una señal de descontento entre los franceses.

El ultraderechista y antiinmigración Frente Nacional de Jean Marie Le Pen cosechó cerca de 10% de los sufragios en las doce regiones donde compitió en esta segunda ronda, un resultado superior al que muchos esperaban.

"Amenazado"

A partir de estos comicios, algunas cosas podrían complicarse para Sarkozy.

El presidente quiere lograr este año recortes en el gasto público y una reforma en el deficitario sistema estatal de pensiones por medio de un aumento en las edades de jubilación, cambios rechazados por la oposición.

Los franceses tienen razón: nuestro modo de vida está amenazado

François Fillon, primer ministro

Para este martes, los sindicatos convocaron a un paro en el transporte público y en las escuelas, así como manifestaciones en toda Francia para protestar contra los planes reformistas del gobierno.

En su mensaje tras la votación, Fillon asumió su responsabilidad del resultado pero reivindicó las reformas estructurales previstas por su gobierno, incluida la del sistema de pensiones.

"Los franceses tienen razón: nuestro modo de vida está amenazado", dijo. "Pero no está amenazado por las reformas (sino) porque, sin reforma, no lo podemos financiar".

Fillon adelantó que este lunes se reunirá con Sarkozy para evaluar la situación, mientras se anticipan algunos cambios en la composición del gabinete de ministros.

"Más difícil"

Antes de las elecciones, Sarkozy había descartado modificar el rumbo de su gobierno, pero también afirmó que el año próximo podría hacer una pausa en el ritmo de las reformas.

Sin embargo, algunos observadores creen que la agenda del presidente para 2010 podría verse amenazada por la derrota electoral.

El analista político Jean-Luc Parodi evaluó que la suerte de los cambios en el sistema de pensiones dependerá del "discurso pedagógico" del gobierno para convencer a los franceses de su necesidad.

No obstante, Parodi dijo a BBC Mundo que otras reformas "serán cada vez más difícil de aprobar, en particular la reducción del número de funcionarios" públicos.

Sarkozy parece enfrentar, además, una creciente inquietud dentro de su propio partido.

El líder de la bancada oficialista en la Asamblea Nacional, Jean-François Copé, reclamó tras la votación "volver a los fundamentos" que permitieron al partido de Sarkozy ganar las presidenciales de 2007.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.