Última actualización: lunes, 22 de marzo de 2010 - 13:14 GMT

EE.UU: el costo real y político de la reforma de salud

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

A pesar del éxito logrado con la aprobación en el Congreso de la reforma sanitaria en Estados Unidos, el presidente Barack Obama y su Partido Demócrata enfrentarán una serie de desafíos en los meses venideros.

Algunos de los retos se presentarán en la promulgación de la ley misma y en lo que realmente costará en términos del presupuesto nacional.

Gran parte de las reformas al sistema de salud no entrarán en efecto hasta 2014, pero la oposición republicana intentará sacar dividendos políticos sin demoras, para cobrárselos al mandatario en las elecciones de mitad de término de noviembre próximo.

El brazo de la congresista demócrata Sheila Jackson Lee sobre el texto de la reforma autografiado.

Ni un solo republicano voto a favor de la ley de reforma sanitaria.

La medida continúa siendo polémica en Estados Unidos, y los republicanos han prometido continuar sus esfuerzos por derogarla.

Aunque el proyecto de ley fue aprobado en la Cámara de Representantes, el paquete de enmiendas debe regresar al Senado para recibir el visto bueno.

Se espera que esto suceda el martes, cuando la oposición tendrá una oportunidad de obstaculizar algunas de las propuestas.

clic Opine aquí sobre la reforma sanitaria

Dudas

El blanco más probable serán los cientos de miles de millones de dólares en impuestos adicionales que se necesitarán para financiar la reforma.

Aún no está claro cómo se pagará. Con la economía todavía débil y el desempleo por encima del 10%, hay preocupación de que el aumento tributario neutralice cualquier beneficio que produzca la extensión de la cobertura del seguro de salud.

Protesta de opositores en Washington

El debate en torno de la reforma ha polarizado a la sociedad estadounidense.

Michael Cannon, director de Estudios sobre Política Sanitaria del Instituto Cato, en Washington, le dice a la BBC que hay dudas sobre si la ley que promulgue Obama será la misma que entre en vigencia dentro de cuatro años.

"Genera demasiadas situaciones inestables con las que tendrá que lidiar el Congreso", opina.

Por ejemplo, bajo la nueva legislación, las aseguradoras tendrán que ofrecer cobertura a los menores con condiciones preexistentes dentro de los próximos seis meses. No se sabe, sin embargo, cuánto estarán cobrando por esto.

Al mismo tiempo, afirma el analista, los jóvenes e individuos saludables se verán motivados a cancelar sus pólizas existentes a sabiendas de que tendrán una alternativa más barata en el futuro. La tendencia podría provocar un colapso de los mercados de seguros.

El tiempo dirá si la nueva legislación logrará un equilibrio entre la ampliación de la cobertura del seguro de salud, el control de los costos y la regulación de las empresas aseguradoras.

Para ellos (los republicanos), esta medida es antiestadounidense, tan odiada por la gente, que les entregará la victoria en la Cámara de Representantes y en el Senado en las próximas elecciones de noviembre

Mark Mardell, analista de la BBC

El efecto que se va a sentir en el corto plazo es qué tan fortalecido o diezmado ha salido Barack Obama después de entregarse de lleno a esta causa y derramado una buena parte de su "sangre" en el ruedo político.

Por una parte, el presidente puede jactarse de haber cumplido con uno de sus temas prioritarios de campaña, el de reestructurar el sistema de salud. Una victoria que eludió a varios de sus antecesores.

Sin embargo, otra de sus grandes promesas como candidato, la de eliminar el enfrentamiento cáustico en Washington y fomentar la armonía bipartidista, se ha transformado en una de las divisiones ideológicas más abismales en la historia de Estados Unidos.

clic Lea: claves de la reforma de la salud

Republicanos fortalecidos

El debate en torno de la reforma le ha dado nueva vida al Partido Republicano y le ha dado foco a su oposición.

Según el corresponsal de la BBC en Washington, Mark Mardell, muchos republicanos podrán estar convencidos de haber perdido la batalla, más no la guerra.

Están seguros de que la victoria de enero en Massachusetts (donde un republicano ganó el escaño en el Senado que dejó el fallecido demócrata Ted Kennedy) y los sondeos de opinión están enviando un claro mensaje.

"Para ellos, esta medida es antiestadounidense, tan odiada por la gente, que les entregará la victoria en la Cámara de Representantes y en el Senado en las próximas elecciones de noviembre", explica Mardell.

El corresponsal explica que el proceso ha sido desordenado y, algunas veces, desagradable. Obama ha procedido a tientas y ha cometido varios errores. La pregunta es si el resultado la gana adeptos por su tenacidad y perseverancia o, por el contrario, el abandono de quienes votaron por él pensando en que era un político diferente.

Los desafíos, continúa nuestro corresponsal, vendrán tanto de la derecha como de la izquierda, pues muchos de los políticos más liberales sentirán que hizo demasiadas concesiones al plan original de la reforma que la nueva ley es casi inútil.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.