EE.UU.: el FBI investiga amenazas a demócratas

Protesta contra la reforma sanitaria frente al Capitolio
Image caption El FBI y la policía del Capitolio orientaron a los legisladores sobre cómo enfrentar las amenazas.

Al menos una decena de legisladores demócratas que votaron a favor de la aprobación de la reforma sanitaria impulsada por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, han recibido amenazas de muerte o han sido objeto de actos de vandalismo en los últimos días.

El líder de la mayoría demócrata de la Cámara de Representantes, Steny Hoyer, dijo este miércoles que han contactado con la policía y el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) para que investiguen los incidentes, "algunos de ellos muy serios", en los que se han visto involucrados "más de diez" legisladores.

Según Hoyer, el FBI y la policía del Capitolio orientaron a los legisladores sobre cómo enfrentar las amenazas y aseguraron que quienes estén preocupados "tendrán la atención de las autoridades apropiadas".

Su opinión de la reforma de salud

"La democracia es sobre la participación, un debate animado y apasionado, pero no sobre la violencia", dijo Hoyer en una rueda de prensa, según informó la agencia EFE.

Entre los congresistas que han recibido amenazas se encuentra Bart Stupak, un católico antiabortista que votó el domingo a favor del proyecto de reforma sanitaria después de recibir garantías del presidente Obama de que no se usarán fondos públicos para financiar abortos.

Mientras, las oficinas de las legisladores demócratas Louise Slaughter, de Nueva York, y Gabrielle Giffords, de Arizona, han sido objeto de actos de vandalismo.

En el estado de Virginia, el hermano del legislador Thomas Perriello también ha sido blanco de un ataque, según informaron medios locales.

Al parecer, unos desconocidos seccionaron un conducto de gas de su casa después de que un sitio de simpatizantes del movimiento conservador "Tea party" difundiera en internet su dirección erróneamente como si fuera la de su hermano.

Epítetos racistas

Image caption El líder de la minoría republicana dijo que "la violencia y las amenazas son inaceptables".

Ya el pasado fin de semana, mientras se llevaba a cabo en la Cámara de Representantes el debate para la aprobación de la reforma sanitaria, manifestantes opositores a la ley increparon a la puerta del Capitolio a tres congresistas afroamericanos, lanzando epítetos racistas y escupiendo a uno de ellos.

Otro congresista demócrata fue objeto de insultos homófobicos mientras accedía al edificio.

El líder de la minoría republicana en la Cámara de Representantes, John Boehner, dijo este miércoles en comunicado que entiende que muchos estadounidenses estén enfadados por la aprobación de la reforma, aunque señaló que "la violencia y las amenazas son inaceptables" y pidió que "se canalice la furia para producir un cambio positivo".

"Llamen a sus congresistas, inscriban a la gente para votar (...) hagan oír sus voces, pero en la forma correcta", urgió Boehner.

Mientras las autoridades investigan las amenazas contra congresista demócratas, este miércoles continuaba en el Senado el debate aprobación de un paquete de modificaciones de la reforma sanitaria aprobado el pasado domingo por la Cámara de Representantes.

La minoría republicana busca obstruir la aprobación de este paquete que amplía y completa la nueva ley para tratar de aguar la que, según el corresponsal de la BBC en Washington, Mark Mardell, ha sido la mayor victoria política del presidente Barack Obama desde que asumió el poder hace 14 meses.

Lea también: "EE.UU. vive la rabia de la derecha"

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.