EE.UU. acusa a la automotriz Daimler de sobornos

El consejero delegado de Daimler, Dieter Zetsche, frente a un carte de la empresa
Image caption Daimler está acusada de haber ganado cientos de millones de dólares en contratos gracias a los sobornos.

La Justicia de Estados Unidos acusó a la empresa automotriz alemana Daimler AG y a tres de sus subsidiarias de sobornar a por lo menos 22 gobiernos extranjeros para obtener contratos de provisión de vehículos.

Según documentos presentados en un tribunal federal de Washington, la firma –fabricante de automóviles y camiones Mercedes- habría pagado decenas de millones de dólares a esos países entre 1998 y 2008.

Entre ellos figuran China, Rusia, Egipto y Grecia.

Esto supondría una violación de la Ley de Prácticas contra la Corrupción en el Exterior, que prohíbe a empresas que operan en suelo estadounidense sobornar a autoridades de otras naciones.

Según fuentes cercanas a Daimler citadas por algunos medios de comunicación, la automotriz estaría preparándose para pagar una multa de US$185 millones al Departamento de Justicia de Estados Unidos y a la Comisión de Valores y Cambio de ese país.

Sin embargo, un portavoz de la empresa contactado por el especialista en economía de la BBC, Duncan Bartlett, se negó a confirmar si Daimler reconocerá o negará los cargos, añadiendo que el tema se tratará en una audiencia judicial prevista para abril.

En Irak

Entre las supuestas prácticas indebidas de Daimler figura el pago de sobornos a autoridades iraquíes para la compra de vehículos, lo que viola el programa petróleo por alimentos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Otra acusación es el regalo de un automóvil blindado a un funcionario de Tukmenistán para persuadirlo de que les concediera un contrato de suministro de vehículos para su gobierno.

En caso de que se llegara a un arreglo extrajudicial, supondría uno más de una larga lista de acuerdos recientes entre el gobierno estadounidense y grandes compañías por el pago de sobornos en el exterior.

Por ejemplo, el gigante alemán de la electrónica y electrotecnia Siemens pagó US$1.300 millones para poner fin a las investigaciones sobre corrupción en Estados Unidos y Alemania.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.