Un acuerdo simbólico para Rusia

Presidente de Rusia, Dmitri Medvedev
Image caption Rusia y Estados Unidos han llegado a un acuerdo para la reducción en el número de armas nucleares.

El anuncio formal de un acuerdo para un importante tratado de reducción de armas con Estados Unidos ayudará a fortalecer el prestigio del presidente ruso Dmitri Medvedev, quien ha hecho de la transformación de las relaciones con Washington una piedra angular de la política exterior de su país.

Es uno de los pocos logros que genuinamente puede llamar suyos luego de dos años en el poder a la sombra de su mentor, el ex presidente y ahora primer ministro Vladimir Putin.

Medvedev ha estado en el asiento del conductor al desarrollar una relación mucho más positiva con Estados Unidos, y parece estar en buenos términos con el presidente estadounidense Barack Obama.

No obstante, ha tomado mucho más tiempo llegar a este punto de lo que Medvedev y Obama esperaban cuando presentaron los bosquejos de un nuevo tratado Start en su histórica cumbre de Moscú en julio pasado.

Querían que el acuerdo estuviera completo a fines del año pasado cuando el tratado existente dejaba de estar en vigencia.

La diferencia entre las dos partes demostró ser más dificil de superar de lo esperado, con disputas acerca del monitoreo, el intercambio de información militar sensible y los más recientes planes de defensa de misiles de Estados Unidos.

Escudo de misiles

El primer ministro Vladimir Putin y los dirigentes militares rusos han sido particularmente insistentes en que los planes para un escudo de misiles deben ser reducidos como parte de cualquier nuevo tratado.

Los jefes militares argumentan aquí que instalar misiles interceptores en países como Rumania socavaría el equilibrio nuclear estratégico entre Rusia y Estados Unidos.

En este momento no hay claridad acerca de cómo ha sido superado el escollo.

"Hay claridad en que Putin no está contento con el tratado", dijo el experto en defensa Alexander Goltz.

Aunque el acuerdo es una inyección simbólica de energía para la anémica presidencia de Medvedev, los expertos aquí piensan que desde un punto de vista puramente militar, no es muy significativo para Rusia.

De hecho, en términos de números de mísiles, aviones y submarinos que ambas partes podrán retener con capacidad de enviar ojivas nucleares, no hará ninguna diferencia en absoluto, ya que a cada país se le permite un total de 700.

"Rusia no recortará nada", dijo Goltz. "Rusia solo tiene 600 vehículos de envío".

Y aunque Rusia tendrá que recortar el número de ojivas nucleares desplegadas a casi la mitad, su arsenal nuclear está reduciéndose en cualquier caso debido a la edad de las armas.

Así que la reducción le queda bien a Moscú ya que quiere decir que tendrá que reemplazar un número mucho menor de ojivas, y al tiempo todavía mantiene la paridad con Estados Unidos.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.