Liga Árabe advierte sobre fracaso de proceso de paz entre israelíes y palestinos

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en la cumbre de la Liga Árabe
Image caption Turquía criticó a Israel y calificó su posición como una "locura"

El rechazo de Israel a detener la construcción de asentamientos judíos en la ocupada Jerusalén Oriental provocó duras reacciones en miembros de la Liga Árabe, que está reunida en Libia. Los líderes aseguraron que no habrá conversaciones de paz entre israelíes y palestinos si no se detiene la edificación de viviendas.

El primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, describió la posición israelí como una "locura". Y el secretario general del organismo, Amro Musa, aseguró a los líderes árabes que debían prepararse para la posibilidad de que el proceso de paz entre Israel y los palestinos fracasara completamente.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, presente en la reunión, urgió a los líderes árabes a que sigan apoyando los esfuerzos de Estados Unidos para reiniciar las conversaciones indirectas de paz.

Este encuentro llega luego de los recientes anuncios de Israel de construir 1.600 viviendas en Jerusalén Oriental, una medida que provocó fricciones entre Tel Aviv y Washington y que llevó a los palestinos a reiterar que los proyectos nuevos de asentamientos tendrían que ser cancelados para poder reiniciar el diálogo.

De hecho, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas, demandó este sábado en la cumbre que Israel detenga todo tipo de actividad relacionada con los asentamientos.

"No podemos reanudar las conversaciones indirectas mientras Israel mantenga su política de asentamientos y el status quo", aseguró.

Israel insiste en que construir viviendas en Jerusalén es lo mismo que construirlas en Tel Aviv

"Punto de quiebre"

"Tenemos que estudiar la posibilidad de que el proceso de paz sea un completo fracaso. Es tiempo de enfrentar a Israel. Debemos tener planes alternativos porque la situación ha alcanzado un punto de quiebre", dijo Mousa.

Por su parte, el primer ministro turco aseguró: "El ministro del Interior israelí anuncia que Jerusalén es la ciudad capital. En realidad esto es una locura y no nos compromete de ninguna manera. Esto lleva a Israel al aislamiento. No hay ninguna justificación para la construcción de 1.600 asentamientos en Jerusalén oriental".

"Esto es inaceptable. Esta es una violación de las leyes internacionales y humanitarias. Al adoptar esta actitud, Israel no sólo viola el derecho internacional, sino que viola al mismo tiempo sentimientos humanos, la conciencia y la historia también", agregó Erdogan.

Por su parte, Ban llamó a que Jerusalén sea la capital compartida en el marco de una solución de dos Estados para israelíes y palestinos.

Ésta es la primera vez que Naciones Unidas especifica lo que debería concluirse sobre las conversaciones de paz en torno al estatus de Jerusalén, explica Rana Jawad, periodista de la BBC desde Sirte, la ciudad libia donde se lleva a cabo la cumbre de los 22 miembros de la Liga Árabe.

El negociador jefe palestino, Saeb Erekat, dio la bienvenida a la declaración de la ONU e indicó que ése era el camino correcto para una solución que esté de acuerdo con el derecho internacional.

En tanto, Israel retiró este sábado sus fuerzas de la Franja de Gaza tras una incursión nocturna que siguió la muerte de dos soldados israelíes y dos militantes palestinos en el peor enfrentamiento desde la ofensiva contra ese territorio en diciembre de 2008.

Lea: Repliegue israelí tras incursión en Gaza

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.