FBI detrás de 'milicia cristiana'

Milicianos cristianos
Image caption Nueve supuestos miembros de una milicia cristiana han sido acusados de conspiración. (Foto de la página web de Hutaree)

Nueve supuestos miembros de una milicia cristiana radical en Estados Unidos fueron acusados de conspirar para matar policías y de incitar una guerra contra el gobierno de ese país.

Ocho personas fueron detenidas en una serie de redadas del FBI (Bureau Federal de Investigaciones por sus siglas en inglés) durante el fin de semana mientras que él único que estaba prófugo cayó este lunes por la noche.

Según los fiscales, los nueve sospechosos, ocho hombres y una mujer, pertenecen a un grupo denominado Hutaree.

El corresponsal de la BBC en Washington Steve Kingstone informó que el presunto plan de los acusados era matar a un agente de policía en Michigan para perpetrar un segundo ataque con explosivos en su funeral.

El "Anticristo"

El FBI hizo redadas en propiedades de Michigan, Ohio e Indiana a lo largo del fin de semana debido a la sospecha de que el grupo estaba planeando un ejercicio de reconocimiento.

"La acusación esboza un insidioso plan perpetrado por extremistas antigubernamentales para asesinar a un agente y atraer a la policía de todos los extremos del país a su funeral para atacarlos con artefactos explosivos", aseguró el fiscal general, Eric Holder.

"Afortunadamente esta supuesta trama ha sido frustrada y se ha dado un golpe a una peligrosa organización internacional a la que se le acusa de conspirar para provocar una guerra contra EE.UU.", añadió.

Una página de internet de Hutaree muestra material de video de entrenamientos estilo militar y describe a los miembros de la organización como "guerreros cristianos". Las imágenes están editadas con una banda musical de rock.

Un comunicado en ese sitio web dice que el grupo se prepara para defenderse de la llegada del Anticristo y "para las batallas de los últimos tiempos para mantener el testimonio de Jesucristo vivo".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.