Afganistán, primer productor de hachís

Afganistán
Image caption Según la ONU los cultivos de hachís y opio en Afganistán sirven para financiar a los insurgentes.

Afganistán no es sólo el mayor productor de opio del mundo sino también el líder global en la producción de hachís, según declaró las Naciones Unidas este miércoles.

El reponsable de la Oficina de la ONU contra las Drogas y Crimen (UNODC), Antonio María Costa, declaró que se estima que de 10.000 a 24.000 hectáreas de terreno se dedican en este país a su cultivo. En total, se producen entre 1.500 y 3.500 toneladas de hachís al año.

Los cultivos de esta droga blanda se encontraron en 17 de las 34 provincias de Afganistán -la mayoría en la inestable zona sur del país- en una investigación que rastreo más de 1.600 pueblos.

Se atribuye a los bajos costos de los trabajadores y a los altos beneficios obtenidos en este negocio el hecho de que el país haya subido hasta lo más alto de la lista en la producción de esta sustancia.

Sorprendente rendimiento

"Mientras que otros países cuentan con plantaciones de mayor tamaño, el sorprendente rendimiento del cultivo de hachís en Afganistán lo convierte en el mayor productor del mundo", afirmó Costa.

Afganistán produce 145 kilos de hachís por hectárea, comparado con tan sólo 40 por hectárea en lugares como Marruecos.

UNODC dice que es tres veces más barato cultivar una hectárea de hachís que una de opio. En cambio, el beneficio neto de una hectárea de hachís es de US$3.341 comparado con US$2005 por hectárea de opio.

Afganistán produce el 90% del opio del mundo, el principal componente de la heroína. El lucrativo negocio de la droga sirve para financiar la insurgencia y la corrupción. La producción de hachís también beneficia a las organizaciones rebeldes, según dijo Costa.

"Todas las drogas producidas en Afganistán, tanto si es opio como hachís, son sometidas a impuestos por parte de aquellos que controlan el territorio, generando otra fuente de ingreso para los insurgentes", concluyó.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.