Obama aumentará presión sobre Irán

Presidente de EE.UU., Barack Obama
Image caption A más de un año de Obama en la Casa Blanca, las relaciones con China se han vuelto tensas.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que su país continuará aumentando la presión sobre Irán para que frene su programa nuclear.

En declaraciones ofrecidas a la cadena de televisión estadounidense CBS, el mandatario indicó que la república islámica se está aislando cada vez más y que Washington tiene como objetivo unificar a la comunidad internacional de cara a Irán.

La entrevista con el líder de la Casa Blanca se transmitió después de que el negociador de asuntos nucleares de Irán, Saeed Jalili, dijera en China que las principales potencias occidentales debían dejar de amenazar a Teherán en relación a su programa nuclear.

Horas antes, Obama le había hecho un llamado directo a su homólogo de China, Hu Jintao, para que su país coopere con la resolución del problema que, según Washington, representa el desarrollo del programa nuclear iraní.

En una conversación telefónica, que según la Casa Blanca duró una hora, el mandatario estadounidense enfatizó "la importancia de que los dos países trabajen unidos para garantizar que Irán se ponga a la altura de sus obligaciones internacionales".

El diálogo entre los líderes de Pekín y Washington se produjo después de Jalili realizara una visita oficial a China. De acuerdo con el funcionario iraní, Pekín aseguró que las sanciones que pesan sobre la nación persa "no son efectivas".

"En nuestras conversaciones con China, coincidimos en que medidas como las sanciones han perdido su efectividad". En declaraciones a la prensa en Pekín, Jalili señaló que las sanciones internacionales no evitarán que Irán continúe con sus actividades nucleares.

China no ha emitido ninguna declaración tras el encuentro con el representante de Teherán. Sin embargo, la Cancillería china dijo que guarda esperanzas de que el tema nuclear se pueda resolver por medio del diálogo.

Diálogo serio

Durante la conversación con Obama, el presidente chino exhortó a mantener relaciones "saludables y estables" con Estados Unidos.

Image caption Para China es clave que EE.UU. respete su posición en torno a Taiwán y el Tibet.

Los dos líderes abordaron el tema de Taiwán y también hablaron sobre la importancia de implementar los acuerdos a los que llegó el G20 para estimular el crecimiento económico.

Según el corresponsal de la BBC en Pekín, Damian Grammaticas, en la confrontación que se ha generado entre Occidente e Irán debido al programa de enriquecimiento de uranio de la república islámica, China surge como un actor clave.

A inicios de esta semana, Obama indicó que deseaba ver "en cuestión de semanas" nuevas sanciones emanadas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) contra Irán.

Lea: Irán: EE.UU. y Francia piden rápidas sanciones

Está previsto que Hu participe en la cumbre de seguridad nuclear que organiza Estados Unidos este mes.

China, que tiene poder de veto en el Consejo de Seguridad de la instancia internacional y que posee fuertes lazos con Irán, ha expresado su renuencia a que se le impongan nuevas sanciones a la nación musulmana.

Sin embargo, la embajadora de Estados Unidos en las Naciones Unidas, Susan Rice, señaló el jueves que China había indicado que estaba preparada para mantener conversaciones "serias" con las potencias occidentales de cara a una nueva resolución de la ONU contra Irán.

Occidente ha denunciado en varias ocasiones que Irán busca desarrollar armas nucleares. Teherán, por su parte, ha negado reiteradas veces que su programa de enriquecimiento de uranio tenga motivaciones bélicas, por el contrario, afirma que tiene fines absolutamente pacíficos.

Tensión

Las últimas semanas han reflejado tensión entre las dos potencias, después de que se pusieran de manifiesto las discrepancias entre ambos países en torno a temas como el Tibet, el comercio y Taiwán.

De acuerdo con un comunicado de la Cancillería China, el mandatario chino le pidió a Obama que no contraríe a Pekín en esos asuntos.

"Hu hizo énfasis en que los casos de Taiwán y del Tibet están relacionados con la soberanía china, forman parte de su integridad territorial y de los intereses fundamentales de China".

El gigante asiático expresó su disconformidad cuando el presidente estadounidense se reunió con el líder espiritual tibetano, el Dalai Lama, en febrero. Así mismo, le generó molestia un acuerdo de venta de armas por parte de Estados Unidos a Taiwán.

Por otra parte, la Casa Blanca se ha solidarizado con la compañía de internet Google que ha expresado preocupación por la censura china en el ciberespacio. A eso, se suman otros problemas en el ámbito comercial.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.