Piden "calma" tras asesinato de supremacista en Sudáfrica

Fotografía de archivo del líder supremacista de Sudáfrica Eugene Terreblanche
Image caption Terreblanche solía dirigirse a sus seguidores con uniforme kaki y portanto banderas de estética nazi.

El presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, y la dirigente de la oposición, Helen Zille, pidieron calma tras el asesinato del líder de la ultraderecha, Eugene Terreblanche ocurrido este sábado en su granja en el oeste del país.

Zuma pidió a los sudafricanos que no permitan "que agentes provocadores aprovechen esta situación para incitar o avivar el odio racial".

En sus palabras, "el asesinato de Terreblanche debe ser condenado, independientemente de si sus asesinos creen que está justificado (...) Nadie puede tomarse la ley por su mano".

Entretanto, Zille, líder de la Alianza Democrática, el principal partido de la oposición advirtió que "ahora más que nunca debemos resistirnos a la polarización racial y seguir construyendo un espacio intermedio no racial de la gente que quiere un futuro pacífico y próspero para todos".

Zille agregó que el asesinato "inevitablemente polarizará e inflamará las pasiones en Sudáfrica, en un momento en el que las tensiones son ya muy altas".

Salarios pendientes

Según los medios locales, Terreblanche -quien dirigió un grupo supremacista que intentó frenar la caída del apartheid a comienzos de los años 90- fue golpeado hasta la muerte tras una disputa laboral con dos de sus empleados.

Terreblanche, de 69 años de edad, había discutido sobre salarios no abonados con dos hombres que ya permanecen bajo custodia policial.

Sin embargo, las autoridades no aclararon si éste fue el motivo del asesinato.

Su muerte se produce en un periodo de creciente tensión en el país por crímenes cometidos contra granjeros blancos, explicó la corresponsal de la BBC en Johannesburgo, Karen Allen.

De acuerdo con la periodista, la oposición cree que parte de la culpa sería de una minoría del partido gobernante, el Congreso Nacional Africano (ANC), que estaría provocando sentimientos de animadversión racial.

República blanca

Eugene Terreblanche se hizo célebre en los años 80 al convertirse en líder del Movimiento de Resistencia Afrikaner (AWB, por sus siglas en afrikaans), un partido supremacista neonazi que exigía la creación de una república exclusivamente para blancos.

Durante estos años se opuso a las políticas del entonces presidente sudafricano John Vorster, a quien consideraba "demasiado liberal".

Image caption Terreblanche intentó destruir las negociaciones destinadas a poner fin al sistema de segregación racial.

Terreblanche solía dirigirse a sus seguidores vestido con uniforme kaki y portando banderas con un símbolo parecido a la esvástica nazi.

Durante los años que condujeron a la caída del apartheid intentó destruir las negociaciones destinadas a poner fin al sistema de segregación racial e incluso amenazó con llevar a Sudáfrica a la guerra civil.

Lea: 20 años de la liberación de Mandela

En 2004 salió de prisión tras cumplir una condena de tres años por intento de asesinato de un guardia de seguridad negro, en 1966.

En los últimos años vivió apartado de los medios y su papel en la política sudafricana fue mucho más discreto, según los corresponsales.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.