Derecha española, ¿inmune a los escándalos?

Mariano Rajoy
Image caption El líder del PP de España, Mariano Rajoy, guarda silencio por el momento.

Al inicio de esta semana, los españoles repartían sus preocupaciones entre la apertura del sumario del caso Gürtel, el mayor escándalo de corrupción que ha afectado al opositor Partido Popular (PP), y una nueva subida del desempleo.

El sumario confirmó los millonarios pagos y regalos, a cambio de contratos ventajosos, que se dieron a políticos de varias comunidades donde gobierna la derecha. Pese a ello, la imagen del partido parece inmune a la corrupción.

Ni los consejeros destituidos en la Comunidad de Madrid por contratar con empresas de Francisco Correa, Don Vito como solía firmar, principal imputado de la trama y quien actualmente se encuentra en la cárcel, ni la factura de US$9 millones por lo servicios de sonido que el gobierno autonómico valenciano pagó para la visita del Papa (cuando costaba la mitad), ni los trajes suntuosos que ha recibido el presidente valenciano, Francisco Camps, escandalizan más que la preocupación por la crisis que atraviesa España.

La gestión de la crisis económica por parte del gobierno socialista de Rodríguez Zapatero y los más de cuatro millones de desempleados (ocho meses consecutivos de aumento) opacan el resto de temas, incluida la corrupción.

Tanto los sondeos del Centro de Investigaciones Sociológicas como las más recientes encuestas de diarios como El País y El Mundo dan una ventaja de varios puntos al PP sobre el gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en intención de voto.

Silencio

"En países como España e Italia está ocurriendo algo muy preocupante: los casos de corrupción de la clase política, de financiación ilegal, tienen coste cero. Todo vale, la especulación, el pelotazo (dinero rápido). En los años 80 ocurrieron casos de corrupción que afectaron mucho a los socialistas, y con razón. Ahora llega el caso Gürtel y lo que no puedes hacer es comparar los niveles de corrupción. ¿Qué partido ha sido más corrupto? ", le comenta a BBC Mundo Jacobo Rivero, del consejo editorial del diario independiente Diagonal.

De momento, el líder del PP, Mariano Rajoy, guarda silencio. En el sumario de 50.000 páginas, abierto por el juez Antonio Pedreira, hay un nombre que se repite: Luis Bárcenas, ex tesorero del PP y senador.

Según el documento, Bárcenas recibió cerca de US$2 millones en comisiones de la red de empresas de Francisco Correa. Bárcenas, de acuerdo al sumario, era la persona que intermediaba para que Correa obtuviera los contratos.

El silencio de Rajoy ha despertado la protesta de diferentes sectores, entre ellos el propio gobierno en cabeza de su vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega. "Rajoy tiene que despejar todas las dudas. El silencio equivale a un amparo de los implicados", señaló De la Vega. Actualmente, el PP está pagando el abogado que defiende a Bárcenas y le guarda la oficina que tiene en la sede central.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, figura carismática dentro del PP, se ha adelantado al silencio de Rajoy señalando que "se debe apartar a los cargos públicos ante cualquier duda de corrupción. El PP tomará decisiones a la vista de las novedades, pero no hay nada nuevo en el sumario".

Asimismo, la secretaria del partido, María Dolores Cospedal, ha dicho que "no tienen miedo a nada porque no hemos recibido dinero".

Efectos colaterales

Image caption La gestión de la crisis económica por parte del gobierno de Zapatero opaca el resto de temas.

"De momento, el caso Gürtel no va a afectar la imagen del Partido Popular", le dice a BBC Mundo José María Ridao, escritor de editoriales del diario El País. "Para entenderlo, hay que remontarse a la época de (José María) Aznar. Su estrategia electoral era la de fracturar el país en temas como la unidad de España o el terrorismo, como (el ex presidente de Estados Unidos George W.) Bush, estás conmigo o contra mí".

"La estrategia de Zapatero fue la de demostrar el miedo que despierta la derecha con temas como el matrimonio homosexual que, pese a la fama de católica de España, la gente lo aceptó con bastante normalidad. ¿Qué pasa ahora? El votante del PP no está convencido de Rajoy (lo señalan las encuestas), pero no quiere a Zapatero. ¿Corrupción? Da igual, el objetivo es sacar a Zapatero", explica el analista.

En ese sentido, Rivero, del diario Diagonal, señala que el caso Gürtel terminará pasándole factura al PP.

"Tradicionalmente, los votos de la derecha española suben cuando los pierde la izquierda. El PP tiene que ganar votos en el PSOE y los partidos nacionalistas y con investigaciones por corrupción no creo que logre atraer nuevos votantes. Además, el caso puede fracturar al partido porque ya hay tendencias y tensiones muy marcadas, una conservadora por el lado de Esperanza Aguirre y otra más de centro con (Alberto Ruiz) Gallardón (alcalde de Madrid)".

"El riesgo para España", subraya Ridao, "es que el PP gane las elecciones con esos agujeros de corrupción. Sería un gobierno extremadamente frágil, a merced de personajes desalmados. ¿Qué podría hacer el presidente ante una presión de un personaje como Correa para que se apruebe un decreto? Hay otro riesgo: la miserabilización de la vida pública, pero ese ya lo vivimos".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.