El presidente de Kirguistán ofrece diálogo

Manifestantes en un edificio gubernamental en Bishkek.
Image caption Bakiyev reconoció que había perdido control de las fuerzas de seguridad, pero insiste en no renunciar.

El presidente de la nación centroasiática de Kirguistán, Kurmanbek Bakiyev, ofreció mantener conversaciones con lo que denominó el "gobierno provisional", que lo reemplazó en el poder tras varias jornadas de violentas manifestaciones.

Pero Bakiyev, quien tuvo que abandonar la capital, Bishkek, durante la sangrienta revuelta, insistió en que no renunciará.

En una entrevista telefónica con la BBC, Bakiyev reconoció que se encontraba en el sur del país, aunque no quiso decir dónde. También admitió que había perdido control de las fuerzas de seguridad.

Lea: El presidente de Kirguistán no dimitirá

Por su parte, la oposición liderada por la ex ministra de Relaciones Exteriores, Rosa Otunbayeva, declaró este jueves que tomó el control total del país.

El día anterior Otunbayeva aseguró que se quedará en el poder por seis meses, nombrará ministros y redactará una nueva Constitución.

Lea: "Gobierno del pueblo" en Kirguistán

Estratégico

La situación en Bishkek esta volviendo lentamente a la normalidad, aseguró Rayhan Demytrie, enviada especial de la BBC.

El viernes es un día de duelo nacional y Otunbayeva planea visitar el hospital principal de Bishkek para saludar a algunas de las cerca de 1.000 personas heridas en los disturbios, indicó la corresponsal.

Las manifestaciones violentas han dejado al menos 75 muertos hasta el momento.

Kirguistán es un estado estratégicamente importante para Estados Unidos, que tiene allí una base militar que apoya a sus soldados en Afganistán.

Lea: Kirguistán, en medio del tablero centroasiático

El presidente Bakiyev llegó al poder en 2005 en medio de una ola de protestas conocida como la Revolución de los Tulipanes, aunque muchos de sus aliados lo abandonaron alegando intimidación y corrupción.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.