El Vaticano defiende al Papa de la carta sobre pedofilia

Catedral de San Pedro en el Vaticano.
Image caption El portavoz del Vaticano dijo que la carta era solo una de muchas por lo que no había que descontextualizarla.

El Vaticano defendió al Papa Benedicto XVI contra las acusaciones que lo señalan como responsable de demorar una acción legal de la iglesia contra un sacerdote que cometió abuso sexual a un menor en Estados Unidos en los años 80.

El portavoz de la Santa Sede Católica Romana Federico Lombardi dijo que la carta firmada por Joseph Ratzinger en 1985, en la que se resiste a apartar del sacerdocio al cura estadounidense Stephen Kiesle, está sacada de contexto.

La agencia de noticias Associated Press publicó el documento en el que Ratzinger escribió que "el bien de la Iglesia universal" debía considerarse cuando se trata de apartar a un sacerdote del sacerdocio.

Lea la carta firmada por Ratzinger

El Vaticano asegura que el sumo pontífice estaba ejerciendo la debida cautela antes de expulsar al religioso y que la carta forma parte de una correspondencia, por lo que no debe ser sacada de contexto.

"La oficina de prensa no cree que sea necesario responder a cada documento aislado respecto a determinadas situaciones legales", explicó Lombardi.

No obstante, el corresponsal de la BBC en Roma David Willey explicó que los críticos del Papa aseguran que durante años Ratzinger dejó sin respuesta las cartas sobre presuntos casos de abusos sexual perpetrados por sacerdotes.

Según Willey, en la actualidad, "los obispos estadounidenses se ven sometidos a crecientes presiones por parte de sus feligreses que quieren saber por qué la Iglesia en Roma no tomó medidas más rigurosas o no tomó medidas del todo".

Al respecto, el portavoz del Vaticano reconoció que la Iglesia había perdido la confianza del público y que la ley de la Iglesia ya no puede estar por encima de las leyes civiles.

Lea: Papa golpeado por nuevas revelaciones

Cambio de tono

Image caption El Papa estaría dispuesto a reunirse con víctimas de abuso sexual.

El especialista en asuntos religiosos de la BBC, Robert Pigott, señaló que esta postura significa un brusco cambio de tono del Vaticano en cuanto al manejo de crisis.

Pigott hizo notar que anteriormente los altos jerarcas de la Iglesia habían acusado a sus críticos de tratar de manchar la imagen de Benedicto XVI.

El pasado fin de semana dijeron que no se podía prestar oído a "esos chismes" acerca del Papa y su manejo de los asuntos de la Congregación de la Doctrina y la Fe, cuya dirección asumió en 1981.

La Iglesia Católica ha sido sacudida por una serie de escándalos de abuso de menores en los últimos años. Los más relevantes han sido de Irlanda, Estados Unidos, Alemania y Noruega, donde se ha criticado al Vaticano por no tratar adecuadamente el problema.

El viernes, la Santa Sede instó a las diócesis católicas de todo el mundo a cooperar con la policía que investiga las denuncias de sacerdotes pederastas.

El Vaticano ha dicho además que el Papa está dispuesto a reunirse con más víctimas de abuso clerical, al tiempo que preparan una guía para internet sobre cómo los obispos deben manejar las denuncias de abuso sexual.

"Cuidado paternal"

Image caption El sacerdote Kiesle fue condenado a seis años de cárcel por abusar de un joven.

El cura estadounidense Stephen Kiesle fue condenado a tres años de libertad condicional en 1978 por conducta lasciva con dos menores en San Francisco, California.

Según Associated Press, la diócesis de Oakland había recomendado la expulsión de Kiesle en 1981, pero esto no ocurrió hasta 1987.

La agencia de noticias informa que la carta de 1985, escrita en latín, muestra al entonces cardenal Ratzinger diciendo que para que Kiesle fuera expulsado se requería de un cuidadoso examen.

Ratzinger pidió "todo el cuidado paternal posible" para Kiesle, quien en 2004 fue condenado a seis años de cárcel tras confesar haber abusado de un joven en 1995.

"Frustrado"

Mientras que este nuevo escándalo ha originado varios llamados a la renuncia del Papa, el columnista británico de la prensa católica en el Reino Unido Clifford Longley defendió a Ratzinger argumentando que quería castigar con severidad a los pedófilos en los años 80.

Longley asegura que el entonces cardenal vio frustrada su labor por otros altos funcionarios del Vaticano que querían tapar la crisis de abusos sexuales, hasta que le dieron el control total del asunto en 2001.

"Ratzinger fue frustrado en varias ocasiones (...) por las personas que rodeaban al Papa, y -de hecho- posiblemente por el mismo Juan Pablo II, que no parecían considerar la situación como algo tan serio como lo consideraba Ratzinger", agregó.

Desde que Benedicto XVI fue elegido Papa en 2006, las cosas han cambiado mucho. Pero, según el columnista, la lucha de poder sigue su curso.

Por el momento el Vaticano ha descartado cualquier posibilidad de una renuncia papal ante el escándalo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.