Historia del avión Tupolev-154

Avión presidencial de Polonia, Tupolev-154.
Image caption Según los expertos, son pocos los accidentes relacionados a fallas técnicas que el Tu-154 ha tenido.

El Tupolev-154 fue durante más de un cuarto de siglo la columna vertebral del sistema de transporte aéreo de la antigua Unión Soviética.

Transportó a cerca de la mitad del total de pasajeros que volaron con la aerolínea rusa Aeroflot y sus sucesores de esa época. En 1990 llegó a llevar a 137 millones de personas de un destino a otro.

Se construyeron unas 1.000 aeronaves. Algunas de ellas siguen en funcionamiento tanto en Rusia como en varios países que una vez formaron parte del bloque soviético.

El avión entró en servicio en 1972 y fue "modernizado" en 1986, con nuevos motores y equipos para mejorar el consumo de combustible y las operaciones aéreas.

Una señal de que el diseño del Tupolev se estaba haciendo viejo la dio el gobierno de China en 2001 cuando decidió retirar todos los Tu-154 de sus aerolíneas.

Aeroflot tardó un poco más en seguir la postura china, y cuando lo hizo argumentó que la salida de este tipo de aviones se debía a que su consumo de combustible lo hacía poco rentable.

Condiciones difíciles

Image caption Ya no se construyen los aviones Tupolev.

El experto en aviación rusa Paul Duffy hizo en 2004 una evaluación para la BBC del registro de seguridad del Tu-154.

De los 28 accidentes que habían ocurrido hasta la fecha (una cifra normal si se toma en cuenta la cantidad de años que estas aeronaves habían estado operando) pocos se habían estrellado por fallas técnicas.

"El Tu-154 opera en regiones donde no hay un buen control de tráfico aéreo y equipos de navegación, y en donde las condiciones climatológicas son muy difíciles", comentó entonces.

El experto agregó que eran muy pocos los accidentes que tenían relación con la aeronave en sí.

Por ejemplo, en 1982, un avión que estaba aterrizando en Omsk, Rusia, durante una fuerte tormenta de nieve se estrelló contra seis quitanieves que no fueron informados que debían desalojar la pista.

Otras cinco de estas aeronaves fueron derribadas por el enemigo o durante ataques de extremistas en el Líbano, Georgia y Afganistán.

En 2001, un Tu-154 se cayó en el Mar Negro después de haber recibido el impacto de un misil ucraniano que fue disparado durante una rutina de ejercicios militares.

Otro aterrizó a salvo en un campo después de que su cargamento de cigarrillos prendiera fuego, pero el avión quedó completamente quemado.

En otra oportunidad uno de estos aviones se quedó sin combustible cinco millas antes de llegar a la pista de aterrizaje, cuando la aerolínea estatal de un país casi en bancarrota decidió llenar estos aparatos con menos combustible para abaratar costos.

Mientras que unos controladores aéreos en Suiza asumieron toda la responsabilidad de una colisión aérea entre un Tu-154 y un avión de carga en julio de 2002.

Actualmente no se fabrica el Tu-154.

El corresponsal de la BBC en Moscu Richard Galpin explicó que las aerolíneas rusas no están interesadas en una versión más nueva de los Tupolev porque no son comparables con las aeronaves de la competencia.

Aeroflot compra hoy en día la mayoría de su flota a Boeing y Airbus.