Presidente de Kirguistán "listo para renunciar"

Kurmambek Bakiyev
Image caption Bakiyev se ha negado a dimitir.

El presidente de Kirguistán, Kurmanbek Bakiyev, afirmó que está preparado para renunciar si se garantiza su seguridad y la de su familia, y si el autonombrado gobierno interino, dijo, detiene el baño de sangre en su país.

El anuncio surge horas después de que el gobierno provisional levantará la inmunidad del presidente depuesto la semana pasada -durante una insurrección- y advirtiera del envío de tropas para arrestarlo si no presentaba su renuncia al final del día.

El mandatario destituido, Kurmambek Bakiyev, huyó de la capital, Bishkek, y se refugió en Jalalabad, en el sur de esa ex república soviética de Asia Central donde continúa desafiando al autonombrado gobierno interino.

Bakiyev aseguró que habrá más baño de sangre si se intenta su detención mientras que miles de sus seguidores se reunían en Jalalabad.

El periodista de la BBC en Bishkek Rayhad Demytre dice que el país se encuentra en un limbo político desde los hechos del 7 de abril pasado cuando una ola de protestas antigubernamentales se saldó con 83 muertos y cientos de heridos y la destitución de Bakiyev.

Kirguistán: presidente teme por su vida

Bishkek dijo en una concentración de sus partidarios que no renunciará y declaró al gobierno interno como ilegítimo.

"No es una revolución, es una usurpación del poder", aseguró.

Pero sus detractores lo acusan de fomentar una guerra civil, nepotismo y autoritarismo.

Proceso

El ministro de Justicia del gobierno provisional, Azimbek Beknazarov, aseguró que si Bishkek no dimite este martes "lanzaremos una operación para detenerlo".

Image caption El gobierno provisional está encabezado por Roza Otumbayeva, ex canciller.

Beknazarov explicó que el levantamiento de la inmunidad de Bakiyev permitiría abrir un proceso en su contra, aunque no especificó qué cargos se le imputarían.

Las nuevas autoridades -encabezadas por la ex ministra de Relaciones Exteriores, Roza Otumbayeva- emitieron órdenes de arresto contra el hermano y el primogénito de Bakiyev y varios ministros de su gobierno.

Naciones Unidas, entretanto, afirmó que sigue de manera permanente la evolución de la situación en Kirguistán.

Bakiyev reiteró un llamado a la ONU para que envíe Cascos Azules a su país.

Hasta ahora Estados Unidos se ha mantenido al margen de cualquier implicación en la crisis, aunque le preocupa la base militar que tiene en ese país, y que es crucial para la guerra en Afganistán.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.