¿Cumple Obama sus promesas nucleares?

Barack Obama y Dimitri Medvedev en Praga
Image caption Estados Unidos y Rusia cuentan entre ambos con unas 5.000 ojivas nucleares.

Con la conclusión en Washington de la Cumbre de Seguridad Nuclear es tiempo de analizar cúanto ha avanzado el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en el cumplimiento de los objetivos de su política nuclear establecida en la República Checa, hace un año.

En su discurso en Praga, el mandatario estableció sus propósitos en este orden:

1. "Estados Unidos dará pasos concretos para alcanzar un mundo sin armas nucleares. Reduciremos el papel de las armas nucleares en nuestra estrategia de seguridad nacional".

2. "Negociaremos un nuevo Tratado de Reducción de Armas Estratégicas con los rusos este año".

3. "Mi gobierno, de manera inmediata y firme, buscará la aprobación estadounidense del Tratado para la Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares".

4. "Estados Unidos buscará un nuevo tratado que, de modo comprobable, ponga fin a la producción de materiales fisionables para ser usados en armas nucleares".

5. "Juntos reforzaremos el Tratado de No Proliferación Nuclear".

6. "Debemos asegurarnos de que los terroristas nunca adquieran armas nucleares".

¿Un mundo sin armas nucleares? ¡Participe!

¿Cuántas de estas aspiraciones se han logrado hasta la fecha?

1. Reducción de la dependencia de las armas nucleares.

La Revisión de la Postura Nuclear (NPR, por sus siglas en inglés), publicada el 6 de abril pasado, "reduce la importancia de las armas nucleares" en la estrategia de EE.UU. al establecer que sólo serían usadas en "circunstancias extremas" y no contra estados libres de armas nucleares. También descarta la fabricación de nuevas ojivas nucleares.

Sin embargo, es debatible si EE.UU. ha dado pasos hacia "un mundo sin armas nucleares" o si ha dado pasos hacia la reducción del armamento, o la dependencia de él para garantizar la seguridad, a la vez que mantiene un cuantioso arsenal.

2.Un nuevo tratado con Rusia

El nuevo tratado START de Estados Unidos y Rusia se alcanzó (aunque no exactamente el año pasado) y fue firmado en Praga el 8 de abril pasado. El acuerdo incluye un recorte del 30% en la cantidad de ojivas nucleares estratégicas desplegadas por ambos países a no más de 1.550 y en no más de 700 plataformas de lanzamiento (misiles, aviones, submarinos) para 2017.

Image caption Obama parece haber logrado un compromiso esta semana para evitar el contrabando de material nuclear.

Es probable que la decisión de Obama de abandonar el sistema de defensa antimisiles haya ayudado a que los rusos accedieran a suscribir el tratado.

El establecimiento de nuevas relaciones entre Moscú y Washington es un elemento importante en la agenda nuclear ya que ambas partes podrían avanzar hacia nuevos objetivos. Estos incluirían varios miles de ojivas almacenadas que no están contempladas bajo el tratado START 2.

Más inmediato aún, las armas nucleares tácticas ni siquiera se han discutido. Estados Unidos cuenta con unas 500 de éstas en Europa y los rusos tienen unas 2.000. Así que todavía falta mucho camino que recorrer con respecto a las "reducciones adicionales" que prevé el presidente Obama.

3. Iniciar la ratificación del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares (CTBT, por sus siglas en inglés)

Como con todo tratado en EE.UU., el CTBT requiere la ratificación del Senado. Sin embargo, el tratado probablemente quedará supeditado por la ratificación del nuevo START. El debate y ratificación de éste tomará meses, así que no es muy probable que aborden el CTBT este año y se pospondrá para después de las elecciones de mitad de término.

El retraso en sellar el acuerdo del START 2 ha generado un efecto cadena. ¿Aprobará el Senado el CTBT? El presidente Clinton fracasó en su intento de ratificarlo en 1999. Con el START 2 acordado, el Senado podría ser más complaciente, aunque si los republicanos ganan escaños en las elecciones de mitad de término las posibilidades podrían empeorar.

4. Presión para lograr un tratado de materiales fisionables.

El Tratado de Punto Final al Material Fisionable continúa siendo elusivo. La idea es llegar a un pacto verificable que ponga fin a la producción de material (uranio y plutonio para uso armanentístico) que pueda utilizarse para detonaciones nucleares. El año pasado -resistiendo la presión de las potencias nucleares- Pakistán se interpuso a un plan de trabajo para desarrollar el concepto. El presidente Obama todavía tiene arduas negociaciones que hacer al respecto.

5. Fortalecer el Tratado de No Proliferación Nuclear (NPT, por sus siglas en inglés)

Image caption Aun no se ha resuelto el tema del programa nuclear de Irán.

El NPT será el tema de una conferencia en Nueva York en mayo. El objetivo del presidente es fortalecerlo mediante la aplicación de medidas de inspección más invasivas y con penas para aquellos que se consideren en violación del tratado, como Corea del Norte. No obstante, Obama no ha hecho propuestas concretas respecto aquellos países con armas nucleares que no han firmado el tratado, como Israel, India y Pakistán.

Para reducir las probabilidades de un país enriqueciendo su propio uranio, como lo hace Irán, él quiere establecer un banco internacional de combustible nuclear. También espera poder evitar la crítica de que los países con armas nucleares no están haciendo lo suficiente para desarmars, señalando sus logros con el nuevo tratado START y los otros temas de su agenda.

5. Conrolar los materiales nucleares

La seguridad nuclear fue el tema de la cumbre que acaba de concluir en Washington. Se estableció un marco de cuatro años para ello y empezó con gran impulso, basándose en el trabajo logrado con la eliminación de las sobras nucleares en las ex repúblicas soviéticas. El peligro que se identificó es que grupos terroristas se hagan a materiales aptos para la fabricación de armas y construyan una bomba. La propuesta es que los estados apliquen controles más estrictos sobre dichos materiales -que muchas veces son un subproducto de la generación de energía nuclear para uso civil- y que se ciñan a las convenciones internacionales relevantes.

La reunión en Washington acordó a fortalecer la seguridad y controles, además de producir algunas iniciativas individuales, pero la prueba del acuerdo se verá en su aplicación. Se tiene programada una conferencia de revisión para 2012.

El presidente Obama dijo en Praga: "Algunos sostienen que la propagación de estas armas no puede pararse, no puede controlarse -que estamos destinados a vivir en un mundo donde cada vez más naciones y más personas poseerán los máximos medios de destrucción. Esa visión tan fatalista es un enemigo mortal".

Como se puede ver, su agenda está siendo abordada. Qué tan ambiciosa es ya es otra cuestión.

Europa exige más

En un comunicado emitido para coincidir con la cumbre en Washington, estadistas de 40 países europeos manifestaron su apoyo al plan nuclear general de Obama, pero también sugirieron que se debe hacer más.

Hace un llamado, por ejemplo, a que se establezca una "zona libre de armas de destrucción masiva" en el Medio Oriente y piden "iniciativas más urgentes y radicales por parte de los estados con armas nucleares" que le sigan al nuevo tratado START.

Lea el blog sobre la cumbre nuclear

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.