Último adiós a Kaczynski en Polonia

Multitudes acuden al funeral del presidente polaco
Image caption Muchos de los mandatarios internacionales no pudieron acudir debido a los problemas aéreos en Europa.

Miles de personas se congregaron en Cracovia para rendir homenaje y dar el último adiós al presidente Lech Kaczynski y su esposa, muertos en un trágico accidente de avión la semana pasada.

Después del la misa por el funeral, los cuerpos serán enterrados en la catedral de Wawel, el lugar donde descansan los reyes de Polonia y héroes nacionales.

El presidente, su mujer, y otras 94 personas fallecieron en un accidente ocho días antes, cuando la densa niebla hizo que el avión chocara fatalmente contra los árboles.

Más de 80 dignatarios extranjeros estaban invitados a la ceremonia pero los planes de asistencia se han visto alterados por las dificultades en el tráfico aéreo generadas por la ceniza volcánica de Islandia.

Sin embargo, según explica la corresponsal de la BBC Oana Lugenscu, el presidente ruso, Dmitri Medvedev, ha hecho el esfuerzo de acudir para rendir un especial homenaje al mandatario polaco que murió dramáticamente en suelo ruso la semana pasada.

Se dice que este acontecimiento podría acercas las posturas entre Polonia y Rusia y ayudar a cicatrizar alguna de las viejas heridas.

Campanas para el adiós

El redoble de las campanas inundaba la soleada mañana de primavera en Cracovia a medida que los dos coches fúnebres avanzaban lentamente trasladando los restos de Lech Kaczynsky y su esposa María, que eran conducidos a la basilica gótica de Santa María, donde tuvo lugar la misa del funeral.

El trayecto del cortejo fúnebre siguió un recorrido marcado por los lugares claves en la ciudad polaca de la vida de la primera dama, como el ayuntamiento, donde trabajó a cargo del alcalde.

Los féretros fueron saludados a lo largo de su camino por multitudes de personas que lanzaron flores y ondeaban banderas de Polonia.

Miles de polacos se han trasladado a la ciudad en autobuses, trenes o coches a lo largo del país, para dar el último adiós a su presidente.

Muchos de ellos llevaban acampados desde la una de la madrugada en la famosa plaza del mercado medieval de la ciudad.

En la ciudad se habían instalado grandes pantallas para que todos los ciudadanos pudieran seguir el evento en directo.

Desde la plaza del mercado medieval, los restos fúnebres de la pareja presidencial fueron trasladados en un trayecto marcado por el ondeo de las banderas polacas adornadas con lazos negros en señal de duelo y fotos del matrimonio.

Catedral de Wawel

Los coches fúnebres iniciarán tras el funeral una procesión por la muralla del castillo hasta la catedral, donde serán saludados con los disparos de 21 pistolas al aire en señal de homenaje.

El lugar donde descansarán los féretros será finalmente en sarcófagos especiales en la cripta real de la catedral histórica de Wawel, junto a los reyes y principales héroes nacionales de la historia del país del Este.

La decisión de enterrar los restos del presidente en este lugar tan venerado, ha causado polémica en el país, y centenares de personas salieron a la calle para protestar por este hecho.

Lea: Polonia: polémica por entierro de pareja presidencial

El funeral sigue a los actos de conmemoración que se celebraron el sábado al aire libre y que fueron seguidos por cientos de miles de personas.

A pesar de que muchos mandatarios internacionales no pudieron acudir debido a los problemas aéreos sufridos en Europa, al presidente ruso le acompañaban docenas de otros líderes europeos que fueron capaces de evadir el maleficio de las cenizas volcánicas que impide volar a Europa de alguna u otra forma.

Entre aquellos que habían confirmado y no pudieron acudir se encontraba el presidente de Estados Unidos, Barack Obama y de Francia, Nicolás Sarkozy.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.