España: niña vuelve a clases con velo islámico

Niñas que protestan usando velo islámico
Image caption Varias niñas de su anterior colegio comenzaron a llevar el velo en solidaridad con Najwa.

La niña que ha estado en el centro de una controversia en España, tras no ser admitida en un colegio madrileño por llevar el velo islámico, regresó este miércoles a clases, pero a un centro de estudios diferente.

Al llegar a su nuevo colegio, Najwa Malha lucía la hiyab acompañada de sus padres mientras esquivaba las preguntas de los periodistas.

“Está perfectamente bien y muy ilusionada y contenta por recuperar las clases”, señaló a los medios su padre Mohamed Malha, quien días antes presentó un parte médico que señalaba que su hija pasaba por una crisis nerviosa por la polémica del velo.

El caso generó una intensa polémica en España y llevó a que varias niñas del centro educativo al que asistía comenzaran a usar el velo en protesta.

El primer colegio de Najwa, el Camilo José Cela, la apartó a un aula separada ante la negativa de la adolescente de quitarse la hiyab. El reglamento del colegio prohíbe el uso de “gorras o ir con la cabeza cubierta”, norma que ratificó mediante votación interna.

Ante la disyuntiva, la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid propuso trasladar a Nawja a un colegio cercano que no tenía esa prohibición. No obstante, la víspera del regreso a clases de Nawja a su nuevo colegio, las directivas del San Juan de la Cruz votaron en contra del uso del velo islámico en sus aulas.

“Respetamos las decisiones que tomen los centros dentro de su autonomía pero presentaremos una resolución para que, a partir del próximo curso, los reglamentos internos no se puedan modificar durante el curso”, señaló un comunicado de la Consejería, claramente disconforme con la decisión del segundo colegio.

Finalmente, la Consejería encontró una plaza para Nawja en un tercer colegio al que asisten otras alumnas con el velo islámico.

"La dirección del centro ha sido muy amable, nos ha recibido con los brazos abiertos, como si fuera una alumna más", subrayó el padre de Nawja. Su hija estudia 4 de ESO, el último año de la secundaria.

El padre, no obstante, ha anunciado que demandará al instituto Camilo José Cela por no admitir a su hija con el velo y que “le parece muy injusta la decisión del segundo colegio”, de también prohibirle la entrada con la hiyab.

Expectativa en el nuevo colegio

Image caption En medio de la polémica comenzaron a circular afiches con proclamas en contra del Islam.

En su nuevo colegio alumnos y profesores la esperaban con expectativa. Más de 20 periodistas y cámaras de televisión se han atrincherado durante estos días en el lugar a la espera de la entrada de Nawja por la puerta del centro.

“A mi no me importa que lleve velo. Hay otras chicas aquí que lo llevan. Me parece fatal que no la hayan aceptado en el otro colegio. No pueden confundir un gorro con un velo. Tengo muchos compañeros que llevan crucifijos y rosarios, también son símbolos religiosos ¿por qué a ellos no les prohíben la entrada?”, comentaba a BBC Mundo Flori García, alumna de primero de bachillerato del colegio Gerardo Diego.

A su lado, Bryan Moreno, ecuatoriano, luce un rosario blanco en el pecho. “No es que sea muy religioso, lo llevo más por moda. Algunos profesores y compañeros sí me han dicho que me lo quite porque es un colegio laico, pero tampoco me han insistido”, detalla a BBC Mundo, luciendo una gorra con las iniciales de Nueva York.

“Ya viene”, gritaba uno de los periodistas mientras el grupo sale corriendo a la entrada del centro. Ayer se esperaba la llegada de Nawja a su nuevo colegio pero sólo hasta hoy apareció. Según su madre, que también lucía el velo islámico, no lo hizo por la presión de los medios, sobre un tema que consideran muy íntimo.

Varias entidades y comunidades islámicas de Madrid han hecho un llamamiento para que los imanes de toda España mencionen el tema de la hiyab en el sermón de este viernes.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.