Luisiana le hace frente al desastre

Aves
Image caption Si las plumas de las aves se llenan de petróleo, éstas pueden morir de hipotermia, porque pierden la capacidad de aislar su cuerpo del frío.

La mancha de petróleo que se produjo tras la explosión y el colapso de la plataforma petrolera de British Petroleum (BP) en el Golfo de México llegó a la costa de Luisiana, en Estados Unidos.

Si bien las autoridades señalan que el crudo más denso se encuentra a cerca de ocho kilómetros de la cosa, su olor intenso ya se ha hecho sentir en las poblaciones locales.

Además de tratar de frenar el derrame en el océano, gran parte de los esfuerzos están concentrados en impedir que el petróleo toque la costa y y perjudique a este ecosistema de marismas, que alberga, entre otras, a miles de especies de aves migratorias.

Lea también: El impacto real de un derrame de petróleo

Image caption Los expertos recomiendan al público informar a las autoridades si encuentran un ave manchada.

"Hemos estado colocando más de 30 kilómetros de barreras en la superficie del mar para impedir el paso del crudo y proteger la zona costera, hogar de ostras, corales y diversas especies de aves y peces", le dijo a BBC Mundo Laura Deslatte, portavoz del Departamento de Vida Silvestre y Pesquería de Luisiana.

Por otra parte, el departamento ha enviado a un equipo de biólogos a distintos puntos de la costa para evaluar la situación de forma constante.

"Están estacionados en diferentes zonas, listos para salir en sus botes a recoger animales que necesiten ser trasladados a algún centro de atención y para monitorear el desarrollo del desastre", explicó Deslatte.

Prisioneros al rescate

Como parte de los esfuerzos para limpiar el daño que está provocando y que continuará provocando el petróleo en la vida silvestre, el director del departamento de Vida Silvestre de Luisiana, Robert Barham hizo un acuerdo con el Secretario de Asuntos Penitenciarios, James Le Blanc, para entrenar a un grupo de 50 convictos que participarían en el rescate y limpieza de los animales afectados.

"Limpiar a los animales es un proceso delicado, por eso los estamos entrenando", explicó Deslatte. "Es una buena manera de ayudarlos a reincorporarse a la sociedad y para nosotros son una gran fuente de mano de obra", añadió.

Según la portavoz, cientos de personas de la sociedad civil ya se han puesto en contacto con el centro ofreciendo ayuda y todos se mantienen en espera en caso de que su colaboración sea necesaria durante el fin de semana.

Asimismo, uno de los equipos que está coordinando los esfuerzos para hacer frente a la emergencia ha puesto a disposición del público un número telefónico para que la población se ponga en contacto si encuentra animales manchados con petróleo.

La recomendación es informar del hallazgo por teléfono y no intentar quitarles la capa de crudo, ya que sin el entrenamiento debido, se les puede causar un daño mayor del que ya han sufrido.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.