Obama busca a quien postular a la Corte Suprema

Por lo poco que se sabe y lo mucho que se comenta en Washington, el reemplazo que propondrá el presidente Barack Obama para el renunciante juez John Paul Stevens en la Corte Suprema de Justicia será una mujer con formación legal, aunque no necesariamente con experiencia de juez.

Image caption Los cargos en la Corte Suprema de Justicia son de por vida.

En medio de la crisis creada por el derrame petrolero en el Golfo de México y la del fallido atentado con auto-bomba en Nueva York, Obama ha estado entrevistando posibles candidatos y reuniéndose con representantes de los partidos demócrata y republicano para sondear la viabilidad del proceso de aprobación que deberá hacer el Senado.

Esta semana se ha intensificado la expectativa sobre el inminente anuncio, en parte porque los senadores deben empezar la ratificación a tiempo para el receso de verano, de manera que el nuevo magistrado esté en su puesto cuando la Corte reasuma funciones en septiembre.

Pero también por una serie de "indicios" que algunos voceros del gobierno habría dejado saber a la prensa local.

Entrevistas de trabajo

"Simplemente les diré que cuando el presidente nos informe que ha tomado la decisión, les notificaremos cuándo se hará el anuncio", dijo este miércoles el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, intentando cortar lo que se ha hecho la pregunta diaria desde que Stevens anunció su retiro.

Se sabe que Obama se ha reunido en las últimas dos semanas con cuatro posibles candidatos: la Procuradora General, Elena Kagan y los jueces federales de apelaciones Merrick Garland, Sidney Thomas y Dianne Wood.

Image caption Obama debe reemplazar al renunciante juez John Paul Stevens.

Hasta ahora el mayor "indicio" lo ofreció, al parecer involuntariamente, el Secretario de Justicia Eric Holder, apuntando hacia Kagan, quien junto a Wood, fueron ya consideradas para el puesto que el año pasado ocupó Sonia Sotomayor, primera hispana en integrar la Corte.

El miércoles Kagan estuvo en una conferencia en Columbus, Ohio, en la que coincidió con el renunciante juez Stevens. Al ver a los dos conversando, Holder dijo en voz que algunos periodistas pudieron escuchar, "vaya, la prensa debería tomar esa foto".

Inmediatamente los reporteros quisieron saber si Holder sabía algo, pero el secretario negó tener ningún conocimiento privilegiado de cómo marcha el proceso de selección del nominado y cerró el tema con un final "no voy a decir nada".

"Dentro de poco"

Fuentes vinculadas al Comité de Asuntos Judiciales del Senado dijeron a BBC Mundo que "no tienen idea" de cuándo presentará el presidente su candidato, cuya aprobación final debe ser sometida a votación del Comité.

Sin embargo, reconocieron que por cuestiones del calendario parlamentario el anuncio debería hacerse "ésta o la próxima semana", porque recordaron que las audiencias pueden tomar hasta dos meses, dependiendo de cuán "presentable" sea el candidato.

El proceso de confirmación de un juez de la Corte Suprema de Justicia suele ser complejo porque, al tratarse de un cargo que se adquiere de por vida, los políticos no quieren que sea ocupado con personas de las que sospechen que tengan "agendas ideológicas" de izquierda o de derecha.

Image caption La jueza Sotomayor fue la primera hispana en llegar a la Corte Suprema de los Estados Unidos.

Para los senadores, el juez ideal debe apegarse al espíritu de la ley. Claro que ese espíritu puede tener diferentes formas, según sea la ideología personal de cada parlamentario.

En general, los postulados para la Corte son profesionales de carrera impecable que una vez en el estrado suelen dejar sus posiciones políticas de lado. Por eso, las decisiones del máximo tribunal estadounidense carecen de tintes políticos o ideológicos, aunque no estén exentas de polémica.

Como la reciente sentencia que eliminó el límete del uso de dineros corporativos en campañas electorales, un dictamen alcanzado por un solo voto de diferencia y que fue objeto de una inusual crítica del presidente Obama en su discurso anual al Congreso en enero, que presenciaron los magistrados de la Corte.

Cuestión de equilibrios

Muchos analistas aseguran que bajo la presidencia del juez John Roberts, nominado en 2005 por el presidente George W Bush, la Corte Suprema se ha vuelto más conservadora.

Tras haber postulado a la jueza Sonia Sotomayor, la primera hispana que llega a la Corte, muchos esperaban que Obama favoreciera en esta ocasión a otra minoría y que tratara de reestablecer el "equilibrio ideológico".

En la comunidad afroamericana algunos esperaban contar con una "verdadero juez negro" en contraposición con el juez Clarence Thomas, a quien muchos activistas cuestionan por supuestamente no haber promovido las causas de la comunidad de color en la Corte.

Para los activistas afroamericanos el más conservador juez Thomas no siguió los pasos de Tuhrgood Marshall, el primer juez negro de la Corte, quien se retiró en 1991. Pero entre la "lista" de potenciales candidatos no hay ningún afroamericano.

Sin embargo, si la seleccionada fuera mujer Obama estaría equilibrando las diferencias de género que algunos señalan que existe en el tribunal, donde sólo hay dos mujeres: Sotomayor y la jueza Ruth Gingsburg, quien por recientes problemas de salud y su edad podría ser la próxima en dejar su cargo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.