Última actualización: viernes, 7 de mayo de 2010 - 09:18 GMT

Las opciones políticas del Reino Unido

Vea el diagrama de opciones

Las elecciones generales del jueves en el Reino Unido no arrojaron un vencedor definitivo.

Ninguno de los partidos obtuvo los 326 escaños necesarios para contar con la mayoría absoluta en la Cámara de los Comunes, necesaria para aprobar leyes sin necesidad de convencer a nadie más que sus compartidarios.

Aunque la situación tiene precedentes en la historia británica, no es muy común, particularmente en las últimas décadas, así que vale la pena explorar qué puede pasar.

BBC Mundo le invita a ver las alternativas al hacer clic en cada una de las preguntas.

¿Quién puede formar un gobierno?

A pesar de que los conservadores cuentan con un mayor número de escaños, según la tradición británica, el partido más grande no tiene automáticamente el derecho a intentar formar un gobierno.

Como primer ministro a cargo, este derecho le corresponde al laborista Gordon Brown. De hecho, es su deber permanecer en el puesto hasta que se aclare que un partido o una combinación de partidos cuenta con el mayor respaldo en el nuevo parlamento.

"Siempre debemos tener un gobierno, y hasta que se pueda formar uno nuevo, el presente sigue en funciones", le explica a la BBC el profesor Robert Hazell, del Instituto de Gobierno del Reino Unido.

Si Brown decide persistir, puede acercarse a algunos de los partidos más pequeños para pedir ayuda.

¿Qué pasa si Gordon Brown no renuncia?

Dos rutas pueden ser exploradas para que el actual primer ministro forme un nuevo gobierno. En primer lugar, se puede considerar forjar una alianza con otro partido o partidos para crear una coalición.

Otra alternativa es que los laboristas busquen acuerdos informales con las otras partes, tratando de formar mayorías en favor de cada proyecto de ley que vaya surgiendo.

En este caso, quizás uno de los acuerdos que le convendría asegurar es que no apoyen un voto de censura al gobierno.

Si la coalición es el objetivo de Brown, con el laborismo corto de un número relativamente grande de parlamentarios que voten con ellos, su primer puerto son los liberales demócratas pues son el mayor grupo minoritario en el parlamento.

Sin embargo, es poco probable que Brown sea el único líder que vaya a cortejar a los demócratas liberales, pues el conservador David Cameron también ha explorado la posibilidad de obtener su respaldo para formar un gobierno dirigido por los conservadores.

¿Qué acuerdo se puede buscar?

El profesor Hazell, del Instituto de Gobierno del Reino Unido, señala que los liberales demócratas, en efecto, serán quienes establezcan los términos de la negociación en estos primeros días.

"Van a decidir con quién quieren negociar en primer lugar," dice, y agrega que pueden hablar con ambos al mismo tiempo.

Es ésta tercera fuerza política la que en esencia puede determinar el futuro, al decidir si prefieren apoyar a un gobierno de minoría o exigir una coalición a cambio de su respaldo.

Tim Bale, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Sussex, cree que una alianza entre los partidos que describen como "progresistas" - Laborista y Liberal Demócrata- es posible.

Potencialmente, dice, se podría argumentar que en conjunto se han asegurado casi el 60% de los votos.

"La interpretación de los resultados que podrían presentar es que el público realmente votó en contra de Gordon Brown pero no necesariamente en contra de una coalición de Lib-Lab", le dijo a la BBC.

"Si los demócratas liberales actúan inteligentemente, pueden presentar esto como la decisión de la mayoría británica y como una solución mucho más estable que un gobierno minoritario conservador", añade.

¿Qué pasa si Gordon Brown dimite?

Si, al final del conteo, los conservadores no logran obtener la mayoría, pero tienen una ventaja clara en términos del número de escaños y porcentaje de la votación, es posible que Gordon Brown se vea obligado a reconocer la derrota y dimitir como primer ministro.

En tales circunstancias, la reina probablemente le pediría a David Cameron -como actual líder de la oposición- que forme un gobierno.

Como no logró una mayoría absoluta, podría tratar de crear una coalición, pero eso depende de cuánto la necesita.

Si, al final de cuentas, se quedó corto por pocos escaños de los 326 necesarios para dominar sin problema la Cámara de los Comunes, quizás prefiera formar su gobierno solamente con fieles a su partido y buscar acuerdos informales a la hora de aprobar proyectos de ley.

¿Cuál es el plazo límite para formar un gobierno?

No hay un plazo formal, pero una fecha clave es el 25 de mayo, cuando la Reina debe dar un discurso estableciendo las prioridades del gobierno este año.

Ruth Fox, directora del programa de gobierno y parlamento de la Sociedad Hansard, cree que en pocos días será evidente si existe la posibilidad de un acuerdo entre diferentes partidos.

"Esto determinará la dirección del gobierno", le dijo a la BBC. Los detalles más finos de la política se pueden concretar más tarde.

Hazell señala que si bien el público británico está acostumbrado a que las elecciones se resuelvan en cuestión de uno o dos días, las negociaciones para formar un gobierno en un parlamento sin mayoría podría tomar entre una semana y 10 días.

Un gobierno minoritario debe demostrar que cuenta con la confianza de la Cámara de los Comunes, pero el discurso de la Reina no tiene que ser la fecha límite para las negociaciones entre las partes.

El gabinete puede presentar un programa legislativo reducido, que a su juicio probablemente será respaldado.

Pero si pierde el voto sobre el discurso de la Reina, esto sería considerado como un voto de censura y forzaría su dimisión.

¿Otra elección?

Si no se alcanza un acuerdo entre los partidos y ningún gobierno ha podido obtener el apoyo suficiente para que se apruebe lo propuesto en el discurso de la Reina, sería necesaria una segunda elección.

Sin embargo, los líderes de los partidos probablemente no tendrán ganas de convocar a los electores a las urnas nuevamente, a menos de que los sondeos de opinión indiquen que la intención de voto han cambiado notablemente.

Los partidos considerarían además el hecho de que otra elección sería muy costosa.

La experta Ruth Fox señala que "el país no les perdonaría fácilmente que se le fuerce a hacer una segunda elección" y agrega que los partidos, conscientes de eso, probablemente llegarán a un acuerdo.

El Reino Unido vota

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.