Ciudades en dirección opuesta a Arizona

Inmigrantes mexicanos hacen fila.
Image caption La policía de San Francisco solicitó no compartir las huellas digitales de los inmigrantes con el Servicio de Migración.

Impulsadas por la ley de Arizona y la falta de una reforma migratoria a nivel federal, varias ciudades de Estados Unidos han tomado medidas en dirección opuesta a esa polémica legislación.

El último de esta serie de pasos lo tomó el jefe de la policía de San Francisco al solicitar al fiscal general de California que el departamento de Justicia del estado no comparta la información de las huellas digitales de los inmigrantes con el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

San Francisco deberá sumarse el 1 de junio a otras ciudades de EE.UU. que participan en el programa de ICE llamado "Comunidades Seguras" que utiliza las huellas digitales para conocer los antecedentes criminales y migratorios de los prisioneros.

Pero el alguacil de la ciudad, Michael Hennessey, consideró que la participación en el programa socavará la política local de santuario para los inmigrantes.

"Comunidades Seguras entra en conflicto con la ley local", indicó Hennessey en una carta dirigida al fiscal general Jerry Brown.

El jefe de la policía de San Francisco se refiere a una norma que requiere a la policía que sólo reporte a los extranjeros que han sido arrestados por delitos graves.

Identidad para indocumentados

Image caption Algunas ciudades han empezado a emitir carnés para inmigrantes indocumentados.

Algunas ciudades estadounidenses han seguido el ejemplo de New Haven y San Francisco y han empezado a emitir documentos de identidad para inmigrantes indocumentados.

Los documentos buscan facilitar a los residentes indocumentados un mecanismo que les permita disfrutar de ciertos servicios públicos y comerciales y se sientan seguros al tratar con la policía.

La última localidad que se sumó al movimiento es Princeton, en Nueva Jersey, donde defensores de los derechos de los inmigrantes, con el consentimiento de las autoridades locales, empezarán a emitir las tarjetas de identificación este sábado 22 de mayo.

Ya en Trenton, también en Nueva Jersey, el gobierno ha respaldado una tarjeta de identidad comunitaria que está siendo emitida por agrupaciones cívicas locales.

Al menos cinco gobiernos de ciudades, incluyendo a San Francisco y New Haven, emiten un documento de identidad o apoyan los emanados por otras entidades.

La medida contrasta con la recién promulgada ley de Arizona que califica de crimen que un extranjero no pueda mostrar los debidos documentos de inmigración.

Según el diario The New York Times, otras comunidades de Nueva Jersey también han mostrado interés en hacer lo mismo, y Oakland en California ya aprobó un programa pero aún no ha iniciado la emisión de los carnés.

New Haven y San Francisco empezaron a hacerlo en 2007.

Algunos estados de EE.UU., como Nuevo México y Washington, permiten a los inmigrantes indocumentados obtener una licencia de conducir.

Boicot y respaldo a Arizona

Seattle en Washington y Berkeley en California se sumaron a otras ciudades que han declarado el boicot a Arizona por su polémica ley que criminaliza la inmigración de indocumentados.

El boicot de Seattle es más bien simbólico, ya que la resolución del concejo municipal excluyó el único contrato de la ciudad con una empresa de Arizona, American Traffic Solutions que opera las cámaras detrás de las luces rojas de los semáforos locales.

Por su parte el concejo de Berkeley prohibió al personal de la ciudad realizar viajes de negocios a Arizona y solicitó a funcionarios de la alcaldía que revisen la posibilidad de cancelar los contratos vigentes con el vecino estado.

En dirección opuesta, Costa Mesa ha sido hasta el momento la única ciudad californiana que se ha declarado en "estado de derecho".

Los miembros del concejo votaron 4 a 0 a favor de una resolución diseñada para dejar claramente establecido que se harán cumplir las leyes de inmigración.,

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.