Texas opta por cambiar la historia

Ken Mercer,  miembro conservador de la Junta Estatal de Educación de Texas
Image caption La reforma del currículo fue aprobada por 9-5.

La Junta Estatal de Educación de Texas votó este viernes por un margen de 9-5 a favor de dos enmiendas que modifican la enseñanza de la historia en las escuelas primarias y secundarias y cambian conceptos como la separación de la Iglesia y el Estado, o hasta la importancia de personajes que han formado la sociedad estadounidense, en favor de una visión más "cristiana", "capitalista" y "militarista", según los críticos del plan.

Las propuestas aprobadas por la mayoría conservadora de la junta apuntan hacia "corregir" tendencias liberales que supuestamente han dominado el contenido de los textos escolares.

Esa falta de equilibrio impediría, por ejemplo, calibrar el aporte de los estados esclavistas del sur a la sociedad estadounidense, evaluar las razones de la cruzada anticomunista del senador Joseph Mccarthy en los años 50, o advertir que Naciones Unidas es una "amenaza" a las libertades individuales.

La votación confirmó una vez más la división entre los 10 republicanos de la junta y la oposición de los cinco demócratas. Más de 200 personas solicitaron el derecho de opinar, un récord que ilustró la animosidad del debate.

"Estoy votando por el documento y sí soy un conservador", señaló durante la audiencia Ken Mercer, uno de los integrantes de la mayoría republicana.

"Con respecto a los feriados que impactan nuestra cultura querían eliminar la Navidad y Rosh Hashana, una fiesta cristiana y una fiesta judía", se quejó Mercer en el debate transmitido en directo por internet.

La prensa local ha informado que el nuevo programa de estudios de Texas reduce la relevancia de los aportes constitucionales de Thomas Jefferson, el héroe del laicismo estadounidense.

Lea: Texas: hispanos fuera de libros de texto

Visión conservadora

Durante el debate final el vocal conservador negó que ese sea el caso y agregó que al cambiarle el enfoque a los textos de historia la intención fue rebatir la propuesta original de que "era importante aprender que eres un ciudadano global primero y luego un ciudadano estadounidense".

Otro tema sensible tiene que ver con el estudio del papel de los sublevados en la Guerra Civil de Estados Unidos de 1860-1865. Texas fue uno de los estados esclavistas que formó parte de los Estados Confederados de América, el lado perdedor de la contienda.

"Estamos reescribiendo la historia y ninguno de nosotros está calificado para hacer eso", señaló Rick Agosto, uno de los vocales demócratas de la junta.

Los vocales votaron en contra de enmiendas de Agosto para que se eliminara el estudio obligatorio de figuras históricas de los confederados.

"John Bell era un general confederado que fue derrotado", señaló Agosto.

La junta también votó en contra de una enmienda para que se suprimiera el requisito de estudiar los discursos de Jefferson Davies, el presidente del gobierno rebelde.

Lea: No habrá estudios étnicos en Arizona

Afroestadounidense

El nuevo curriculum también contextualiza las luchas por los derechos civiles de Martin Luther King con las acciones más violentas de las Panteras Negras, una combinación a la que se opusieron los activistas afroestadounidenses.

Image caption En los nuevos textos Thomas Jefferson, la historia de los esclavos o el papel de Naciones Unidas se ofrece bajo un nuevo prisma.

También se quiere que en el colegio se le "aclare" a los estudiantes las "consecuencias no deseadas" de las políticas de bienestar social, que suelen ser consideradas por la derecha como injerencia estatal en la vida individual.

Otra de las críticas que se le hace a las propuestas educativas tejanas es que reduciría el aporte de la minoría hispana.

Cuando en marzo pasado la Junta dio la "segunda lectura" al currículo escolar fueron derrotados los esfuerzos por incluir el estudio de personalidades hispanas que pudieran ser relevantes para la comunidad de origen latinoamericano.

Agosto mencionó el caso de un veterano de la Guerra de Vietnam al cual no querían enterrar en un cementerio de veteranos en Texas porque tenía ascendencia mexicana.

"El nuevo programa regirá la manera como se enseña la historia en Texas en la próxima década, pero bien podría afectar al resto del país, pues al ser uno de sus mayores mercados las editoriales escolares suelen guiarse por el 'estándar tejano' en su producción", según el corresponsal de BBC Mundo en Washington, Carlos Chirinos.

Arizona

La decisión de la junta de Texas, el segundo estado más poblado del país, se suma una ley recientemente aprobada en Arizona que prohíbe la enseñanza de estudios étnicos, considerada por grupos hispanos como un rechazo al estudio de la historia desde su perspectiva.

En el resto del país las primeras reacciones se difundieron a través de las redes sociales.

"La Junta Estatal de Educación de Texas merece una ronda de aplausos por haber aprobado el currículum de estudios sociales", señaló en inglés un usuario de Twitter.

Sin embargo otra cibernauta reaccionó con ironía al señalar "¡Qué bueno!, Texas decidió cambiar la constitución al fomentar el odio y la ignorancia en las escuelas".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.