Brasil pide una oportunidad para el acuerdo con Irán

Celso Amorim
Image caption Amorim: el "escepticismo" de las potencias occidentales perjudicó las discusiones sobre un acuerdo con Irán.

El canciller de Brasil, Celso Amorim, señaló a la BBC que las potencias occidentales no le pueden pedir confianza a Irán con amenazas y se declaró "decepcionado" con la reacción de Estados Unidos y otros miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en favor de más sanciones económicas.

"Por lo menos, esperemos que haya una pausa en esa discusión (sobre las sanciones) para ver si funciona el acuerdo", dijo el ministro de Relaciones Exteriores brasileño, refiriéndose al documento firmado hace menos de 10 días entre Irán, Turquía y Brasil.

Ese acuerdo establece que Irán enviará 1.200 kilos de uranio poco enriquecido a Turquía, que a su vez devolvería al país islámico uranio lo suficientemente enriquecido como para que pueda ser utilizado como combustible en su reactor nuclear con fines médicos.

Esos planes fueron presentados en octubre pasado por la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) con el apoyo de las grandes potencias pero el gobierno estadounidense argumenta ahora que la cantidad de uranio en Irán ha aumentado significativamente desde entonces y que esto cuestiona la validez del acuerdo firmado en Teherán.

Image caption Canciller Amorim:"probablemente esperaban que volviéramos de Irán con la manos vacías".

Según Amorim, esa preocupación no fue puesta de manifiesto ante el gobierno brasileño en los contactos con las principales potencias antes de la visita del presidente de Brasil, Luis Inácio Lula da Silva, a Teherán.

"La verdad es que, en algunas de esas comunicaciones, esas autoridades incluso enfatizaron que un acuerdo sería una oportunidad. Siempre se pueden encontrar otros problemas, otras insuficiencias, para justificar que cambió la situación", afirma el canciller.

Escepticismo

En la opinión de Amorim, el "escepticismo" de las potencias occidentales acabó perjudicando las discusiones sobre un acuerdo con Irán.

Para el ministro de Relaciones Exteriores, esos países "no creyeron" que Brasil y Turquía lograrían llegar a un entendimiento con el mandatario iraní, Mahmoud Ahmadinejad.

"Probablemente esperaban que volviéramos de Irán con la manos vacías, que eso confirmara que estaban en lo cierto y que aumentara la presión por más sanciones".

Image caption Amorim dice que el acuerdo firmado con Irán es el mismo propuesto en octubre pasado por la AIEA.

Pero el funcionario del gobierno brasileño se declara "confiado" en que la resolución con las sanciones económicas a Irán no llegue a ser votada en la ONU, pero niega que Brasil se encuentre "buscando votos" contrarios a la medida.

"Ése no es nuestro papel. Espero que no lleguemos al punto de votar en el asunto de las sanciones", afirma el ministro.

En días recientes, Amorim conversó telefónicamente con ministros de países que están en el Consejo de Seguridad y que, por lo tanto, pueden votaren favor o en contra de las sanciones.

Según el canciller, el objetivo de esas llamadas era apenas "esclarecer" algunos puntos de acuerdo y no buscar aliados en una posible votación, como se especuló en medios diplomáticos.

Derechos humanos

Respecto al posible papel de Brasil como interlocutor de Irán en asuntos de derechos humanos, Amorim responde que no todos los asuntos pueden "tratarse de una sola vez".

El ministro es de la idea de que se puede hacer "una que otra sugerencia" sobre el tema, pero que no se puede andar con "el dedo en ristre".

"Además, existen otras instancias para eso, inclusive las multilaterales", dice.

Para el canciller, "existen en muchos países" que tienen manchas en su record de derechos humanos, más allá de "ciertos países que, en ciertos momentos, son singularizados por razones que no tienen que ver solamente con derechos humanos".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.