Última actualización: miércoles, 2 de junio de 2010 - 19:23 GMT

Netanyahu justifica acción contra la flotilla de Gaza

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, afirmó que sus fuerzas "no tenían ninguna opción" excepto frenar la flotilla de barcos que llevaba ayuda humanitaria a la Franja de Gaza, afectada por el bloqueo de Israel y Egipto desde junio de 2007.

Según la versión israelí, en el choque en el que murieron nueve personas sus soldados fueron atacados con cuchillos, bastones y otras armas, por lo que abrieron fuego en defensa de sus vidas.

"Este no era un barco del amor, era un barco del odio", afirmó Netanyahu a los periodistas.

Aún así, la mayoría de los medios de comunicación israelíes describe como un fiasco la operación.

Activistas deportados llegan a Jordania

Según gran parte de su prensa, Israel cayó en la trampa de los activistas.

Y culpan de ello no al ejército sino al proceso político mediante el cual se llegó a la decisión de tomar por asalto la flotilla que llevaba ayuda a Gaza.

En este sentido, la responsabilidad de la decisión recaería sobre el llamado "grupo de los siete", entre cuyos miembros se hallan el ministro de Defensa, Ehud Barak, el canciller Avigdor Lieberman, Dan Meridor, viceprimer ministro y ministro para Asuntos de Inteligencia, así como el propio Netanyahu.

Gran parte de la responsabilidad asignada por el fracaso del operativo recaería, de acuerdo con muchos, con el ministro de Defensa, Ehud Barak.

Dos o tres medios de comunicación israelíes coinciden en la necesidad de su renuncia.

Trampa

Los medios de comunicación liberales y de izquierda reaccionaron como se esperaba: condenando el asalto a la flotilla y la política general de Israel hacia Gaza.

Este no era un barco del amor, era un barco del odio

Benjamin Netanyahu, primer ministro israelí

La opinión generalizada es que las autoridades cayeron en una trampa que se tendió con tiempo y paciencia, la que estaba destinada a a inflamar a la opinión pública internacional contra Israel.

Yossi Melman en "Haaretz" afirma que Israel "cayó en la trampa con los ojos abiertos" y aduce que el operativo era exactamente lo que los activistas deseaban que ocurriera. Israel proporcionó "los muertos, los heridos, la sangre y el humo de las batallas", dice.

Sima Kadmon en "Yediot Ahronot" coincide con esta visión en que "Israel bailó al son que le tocaba Hamas, de una manera amateur y lamentable".

Sitiados

Según el corresponsal de la BBC en Jerusalén, Andrew North, la mayor parte de la población israelí parece cuestionar la forma en que se realizó el operativo, pero está de acuerdo con que se haya llevado a cabo.

Ministro de Defensa israelí Ehud Barak

Varios medios de comunicación piden la cabeza de Ehud Barak.

"En un principio, era más la gente que estaba en contra del operativo pero, en la medida en que iba creciendo la presión internacional, aumentaba también el apoyo al asalto a la flotilla. Con el correr de las horas, el sentimiento de estar sitiados volvió a galvanizar la opinión de los israelíes en el sentido de resistir la presión internacional".

El gobierno israelí tiene ante sí la enorme tarea de enfrentar una condena internacional casi unánime, pero, en el frente interno, por el momento no tiene de qué preocuparse.

Los observadores coinciden en señalar que la tarea en el frente internacional es tal, que la exigida comisión de investigación de lo sucedido con la flotilla estaría, por ahora, fuera de lugar.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.