Bélgica: la elección que podría dividirla

Propaganda política en Bélgica.
Image caption Los resultados de estas elecciones generales podrían conducir a un quiebre constitucional.

Los resultados preliminares de las elecciones generales en Bélgica indican una tendencia que podría llevar a la división de esa nación bilingüe.

El partido belga Nueva Alianza Flamenca, una organización política que persigue la separación entre el norte, de lengua holandesa, y el francófono sur del país, parece estar alcanzando más del 20% de los votos.

Sin embargo, una partición del país, que significaría el fin de Bélgica tal como la conocemos, no ocurriría inmediatamente.

Los gobiernos belgas tienen el requisito de estar constituidos por una coalición bilingüe, pero ésta es la primera elección federal en que un partido que aboga por la partición de Bélgica puede resultar victorioso.

Vidas separadas

Bélgica es, en realidad, un país constituido por dos comunidades separadas, que se mantienen unidas por un sistema político bilingüe.

Image caption Hasta la jornada de hoy, el separatismo estaba en las márgenes de la política belga.

Gran parte de la vida política belga gira en torno a encendidos debates respecto al idioma y a la asignación de recursos públicos.

La ayuda estatal a la Walonia más pobre, patria de unos cuatro millones de personas que hablan francés, ha causado resentimiento entre los seis millones y medio de la mayoría flamenca, según los corresponsales.

Hasta hoy, los partidos políticos separatistas se hallaban en los márgenes del debate político.

Sin embargo, Bart de Wever, líder del partido Nueva Alianza Flamenca, reubicó su organización, tras tres años de labor, en el centro mismo del quehacer político, mientras los otros partidos se mantenían en la parálisis.

Según el corresponsal de la BBC en Bruselas, Dominic Hughes, los electores concurrieron a la jornada cívica de este domingo con el telón de fondo de una crisis política que se arrastra desde 2007, sino de antes.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.