Frente al pelotón de fusilamiento

Silla de ejecución por fusilamiento
Image caption Algunos sostienen que la ejecución por fusilamiento es más "humana".

El debate sobre la pena de muerte va más allá de discutir si la ejecución de una persona por los crímenes cometidos es un acto ético. La manera en que se lleva a cabo esa ejecución abre otra polémica.

Las clásicas formas de ejecutar un condenado; la hoguera, la horca o la guillotina tienen un elemento de venganza, quizás de purificación, a través del dolor.

Recientemente, la tendencia ha sido a optar por métodos más impersonales y más "humanos" como la inyección letal, de amplio uso en la mayoría de Estados Unidos.

En el estado de Utah, sin embargo, todavía se permite la ejecución de presos por pelotón de fusilamiento y Ronnie Lee Gardner se convirtió este viernes en el más reciente en enfrentar el escuadrón.

Peter Hodgkinson, experto en la pena de muerte de la Universidad de Westminster, en Londres, explicó a la BBC que la numerosa comunidad mormona de Utah tiene que ver mucho con esta opción.

Los mormones creen fielmente en pagar por los crímenes con sangre.

"Se debe a que es tan gráfico, que hay derramamiento de sangre, un hombre matando a otro directamente", señaló Hodgkinson.

Muerte instantánea

Image caption Uno de los cinco disparos tiene una bala de salva.

Si es más o menos "humano" que otros métodos es debatible. El abogado de Gardner dijo que su cliente estimaba que sería menos doloroso y algunos estudios en Estados Unidos concuerdan con eso.

Aunque la inyección letal es la manera más común de ejecución en ese país, ciertas investigaciones han concluido que la droga que se le suministra al condenado para anestesiarlo antes de recibir la dosis mortal tan solo lo paraliza y le permite sentir todo el proceso.

Lea también: Anestesiólogos contra la inyección letal

El fusilamiento, en cambio, implica una muerte instantánea.

El condenado está encapuchado y firmemente esposado y atado a una silla. Cinco tiradores, escondidos tras un panel o cortina, apuntan a través de agujeros a un retazo de tela colgado en el pecho del condenado a la altura del corazón.

Cuatro de los fusiles tienen balas verdaderas y el quinto una de salva para crear duda sobre quién propina el balazo mortal. Los francotiradores reciben la señal para disparar a través de audífonos. El impacto es fulminante.

¿Fusilamiento, inyección letal, o ninguna? ¡Participe!

El regreso del pelotón

Lo que puso nuevamente "de moda" el pelotón de fusilamiento en el estado de Utah fue el caso de Gary Gilmore en 1977.

Image caption Gary Gilmore fue condenado a cadena perpetua pero prefirió fusilamiento.

Gilmore había recibido una condena de cadena perpetua por un doble asesinato - la pena de muerte para entonces había sido declarada inconstitucional - pero insistió en ser ejecutado por fusilamiento.

El procedimiento se llevó a cabo siguiendo la rutina tradicional. Sin embargo, en las memorias escritas por su hermano, este dijo haber examinado la camisa de Gilmore y se fijó que tenía cinco agujeros en lugar de cuatro. No habían utilizado bala de salva.

La ejecución de Gary Gilmore volvió a instaurar la pena de muerte y la opción del pelotón de fusilamiento en el estado de Utah. Aunque el método ya se descontinuó para las condenas que se hayan emitido después de 2004.

La más reciente ejecución de Ronnie Lee Gardner coincide con la abolición de los fusilamientos en Vietnam, mientras que en China, el país que más ejecuciones realiza al año, la pena de muerte por arma de fuego se ha reducido.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.