Afganistán: los muertos británicos llegan a 300

Soldados en operativo en Afganistán
Image caption Los soldados británicos seguirán en Afganistán.

La cifra de militares británicos que han perdido la vida en Afganistán desde 2001 se ha elevado a 300, según informó el gobierno del Reino Unido.

El anuncio se produjo luego de que se confirmara la muerte de seis soldados más de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en incidentes en el sur del país.

El primer ministro británico, David Cameron, dijo que el ejército de su país estaba pagando un alto precio por contribuir a crear un mundo más seguro.

Sin embargo, Cameron insistió en que las tropas británicas permanecerán en Afganistán hasta que la población local sea capaz de garantizar su propia seguridad.

Las 300 bajas británicas representan menos de un tercio de los caídos estadounidenses.

Muertes

Los seis soldados de la OTAN qu perdieron la vida en el sur de Afganistán se suman a un total de 59 muertos en lo que va del mes, lo que convierte a 2010 en el año más mortífero para la campaña en el país asiático.

Un reciente informe de Naciones Unidas afirma que la violencia en territorio afgano aumentó marcadamente en los primeros cuatro meses de este año.

En diciembre, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, accedió a enviar 30.000 efectivos de refuerzo, elevando la presencia estadounidense en Afganistán a un total de 100.000 soldados.

Esto representa diez veces más que el total de efectivos británicos en la misma misión.

La cifra de muertos para el contingente estadounidense ya alcanza las 1.000 bajas.

Baja el respaldo

Para las fuerzas de la OTAN en el sur de Afganistán, las bombas instaladas a la vera de los caminos se mantienen como la principal amenaza, a pesar de los recientes esfuerzos por contrarrestar el daño que causan.

Según la corresponsal de Defensa de la BBC, Caroline Wyatt, políticos en Londres y Washington quieren ver un progreso real este año, debido a que el respaldo público a la guerra está declinando, especialmente en el Reino Unido.

Sin embargo, todo depende -dice Wyatt- de que el presidente de Afganistán, Hamid Karzai, y su gobierno consigan controlar la corrupción y la inestabilidad en un país destrozado por décadas de conflicto.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.